• compartir

Análisis: DualSense Edge – Muy pro, pero con una batería que se acaba rápido

Lo que debes saber...

Llegó el control más profesional oficial para el PS5 y es esa pieza que un jugador meticulozo estaba buscando.


Análisis de DualSense Edge de PS5

A veces nos saca de onda un poco la forma de operar de PlayStation, especialmente porque o se sube al tren del mame rápido o se tarda mucho tiempo en hacerlo. Por ejemplo, Xbox sacó en 2016 su control pro y de ahí no ha parado y Sony hasta que llegó el PS5 fue que lanzó lo que hoy conocemos como DualSense Edge.

Este control PRO viene a cubrir de manera oficial una “necesidad” que de seguro algunos usuarios dedicados están buscando y es la de la configuración plena, hecha y derecha, a su gusto, de un mando de videojuegos. Sí, es una cuestión pretenciosa, pero así funciona este tema de los controles como el DualSense Edge.

El chiste es que el control nuevo de Sony es una experiencia premium para aquellos usuarios que les gusta moverle a su control de pies a cabeza, que necesitan ajustar el tamaño de una palanca, el lugar de un gatillo y mucho más. Vamos, es una cuestión que muchos deben de pensar mucho antes de comprarla.

Ahora, ¿tiene algún diferenciador real con el mando común que ya está disponible en una buena cantidad de colores? ¿Tiene sentido ir tras él? ¿Cuál es el sentido?

No bueno, 200 dólares el DualSense Edge

El primer detalle que tiene el control premium de Sony es que cuesta 200 dólares, lo cual es ciertamente caro si lo comparamos con otras ofertas más o menos parecidas en el mercado. Ahora, ¿costoso se traduce en calidad? Esa es la cuestión.

En los términos más estrictos de utilidad, el DualSense Edge y la versión estándar ofrecen la misma funcionalidad: respuesta háptica, gallitos adaptativos al juego, touchpad, micrófono integrado y demás. Lo básicos para que los videojuegos sean funcionales en todo momento, que es lo más importante y la función final.

DualSense Edge empaque
Fuente: PlayStation

La cuestión aquí es que los extras del DualSense Edge están pensados para aquellos jugadores, si quieres, más quisquillosos. Por ejemplo, lo primero que puedes adaptar sin problemas son los gatillos. Ya no tienes que presionar a fondo para que se ejecute el comando. Deben ser movimientos más cortos y rápidos para aquellos que quieren disparar más rápido.

También puedes cambiar la posición de los gatillos para que las presiones de una forma que podría considerarse más cómoda, pero ya depende de cada jugador. El resto de los botones tiene otra clase de ajustes y eso va más por el lado del software y se explica de un modo distinto.

Perfiles para toda clase de juegos y cambios en las piezas

El DualSense Edge tiene un par de botones adicionales justo debajo de las palancas los cuales sirven para tener acceso a perfiles de juego muy específico. Por ejemplo, puedes guardar una configuración para que God of War: Ragnarok se juegue como los títulos clásicos con un remapeo sencillo de botones. Manejar este apartado es ciertamente sencillo. No hay pierde, le vas a poder sacar provecho, no pasa nada.

Esta clase de apartados ayudan mucho a que los jugadores tengan las opciones a la mano, siempre y cuando quieran profundizar. No entrar en este tema podría significar una especie de desperdicio del control. Si no lo aprovechas, pues no tendría sentido tenerlo.

DualSense Edge
Fuente: PlayStation

Por otro lado, puedes abrir el control para cambiar las palancas. Esto también es un tema muy clavado, pero, tiene una razón de ser. Si no te gusta jugar con el diseño común de los sticks, pues, puedes moverle y así jugar con otra comodidad. Incluso huele a que pueden salir fabricantes a crear piezas más especializadas. También puedes ajustar el tamaño y demás.

Ahora, si el stick llega a tener drift y lo quieres cambiar, puedes quitar la pieza sin mucho problema. Incluso Sony la vende, la cosa es que no es algo tan fácil de conseguir. Además, solo hay venta de repuesto de una pieza por persona, cosa que de seguro puede cambiar en el mediano plazo.

También te recomendamos: El DualSense Edge de PS5 tendrá una pila menor duración, pero un cable bien largo

Personalización y la duración de la pila del DualSense Edge

Sony suele complicarse la vida a veces o también lo hace para que aprendas a usar bien su hardware. El caso del DualSense Edge no es la excepción. Si quieres sacarle jugo de verdad, lo ideal es que te metas a remapear los botones desde el software del PS5.

Ahí es donde se nota claramente todo lo que se puede hacer en realidad con el control pro de PlayStation. Incluso te puedes meter con la precisión de los sticks, lo cual ya es ciertamente meticuloso. Todo eso se puede guardar en perfiles a los que puedes acceder de manera muy sencilla desde los botones de función que están debajo de los sticks. Lo malo de estos últimos botones es que pueden ser muy sensibles y puedes presionarlos sin querer.

DualSense Edge
Fuente: PlayStation

La pila puede ser un problema porque dura mucho menos que el control normal y eso que ese mismo mando ya cuenta con una duración limitada. Es una pena que Sony no encontrara una solución para este problema. Lo único que pretende es dar un cable largo y una especie de candado para que el cable no se desconecte.

Sí, para algunos jugadores tal vez se trate de una nimiedad que no tiene mayor repercusión cuando se tiene un cable largo para cargar, pero, mejor nos hubieran vendido un control alámbrico. Vamos, suena ciertamente quisquilloso, es entendible, pero el DualSense Edge debía tener una mejor pila y no la trae.

¿Deberías comprar el DualSense Edge?

El control pro del Nintendo Switch, el DualSense y el actual modelo del mando del Xbox son de lo mejor que tienen los gamers para jugar. La experiencia jamás había sido tan cómoda y eficiente. Vamos, lo que venga adelante será algo que no esperábamos o, la perfección de la perfección. La cuestión es que, cuando sale un modelo “profesional”, pues la gente cree que este es el límite.

La realidad es que esta clase de mandos, en el preciso caso del DualSense Edge, pues se trata de una experiencia para fans muy meticulosos que se quieren meter con cada uno de los parámetros que puede ofrecer un mando de 200 dólares. Afortunadamente, este “control pro” tiene todas esas características y funciones para que les saques provecho. Incluso, cambiar el stick es un añadido importante que, a pesar del costo, soluciona el problema del drift de manera rápida y sencilla.

El DualSense Edge es una buena pieza de hardware, el paquete en el que te lo entregarán es vistoso y útil. Tiene piezas de reemplazo y personalización básicas y, en general, vale la pena. Sería una maravilla si contara con una pila mucho más digna, pero no fue así.

 Recuerda que puedes seguir todas nuestras noticias en Google News y que puedes sumarte a nuestra comunidad en Discord.

(Visited 130 times, 1 visits today)