• compartir

Convierten al Nintendo Switch en una tablet de Linux

Nintendo Switch

Hackers logran introducir un sistema operativo a la consola híbrida de Nintendo.

Hace 10 años hackear una consola era como un deporte del cual varios usuarios se sentían orgullosos, sin embargo, con el paso del tiempo, la seguridad en las consolas incrementó y “clonar” un juego era cada día más complicado.

Hasta la fecha, los fabricantes han logrado mantener a raya a la piratería, pues millones de dólares están en juego, y nadie desearía perder sus ganancias. Ahora, muchos consideran estos como viles actos de piratería cuya única función es acabar con la industria de los videojuegos, sin embargo, hay otro grupo de usuarios cuyo único fin es el demostrar que son dueños del software y hardware por el que pagaron.


Tal es el caso de fail0verflow, un grupo de hackers que aprovechan todas las herramientas posibles para violar la seguridad de una consola de videojuegos para usarla con otros propósitos como emplear Linux o Windows. Lograr semejante proeza no es fácil, en especial cuando hablamos de productos de Nintendo.

fail0verflow realizó la dura tarea de entrar en el sistema del Nintendo Switch e instalar Linux en la consola. Ahora, una cosa es colocar el software y otra que funcione. El equipo de hackers logró colocar el sistema operativo, un navegador funcional, una aplicación para mostrar el poder del GPU de Tegra y soporte para la pantalla táctil.

Esto debería significar un foco de alarma para Nintendo, pues ya violaron la seguridad de la consola que los está sacando a flote una vez más. De acuerdo con fail0verflow, el exploit no puede ser cubierto con un parche en el la edición actual del hardware del Nintendo Switch. Tampoco es necesario instalar alguna clase de chip. Por ahora, no hay más detalles sobre cómo instalar Linux en la consola.

Es un logro interesante. Ya veremos si Nintendo puede hacer algo por tapar este hueco en su software.

Tal vez el reto más grande del Nintendo Switch no sea la piratería. Más bien es llegar a la mayor cantidad de personas posibles.

Fuente: The Verge