• compartir

El Castillo Vagabundo: a 18 años nos sigue maravillando como si hubiera salido ayer

Es el 18 aniversario del castillo vagabundo y deberíamos repensar las ideas del romance.

El 20 de noviembre de 2004 se estrenó El castillo vagabundo, también conocido como El castillo ambulante, pero de título original Howl’s Moving Castle. Este 2022 cumplió un aniversario de 18 años, y debido a esto es que es muy importante replantearnos el disfrute de este filme y de su propuesta. Además, también hay ciertas cosas a remarcar y datos interesantes que quizá no sabías o ya no recordabas.

Historia de El castillo vagabundo

Sophie es una joven muy amable que trabaja en una tienda haciendo sombreros, más que nada porque ello la liga a su difunto padre. Esto, aunado a su inseguridad, le impide buscar una vida con metas más autónomas, me refiero que no piensa en lo que le gustaría hacer o experimentar para ser feliz o libre. Únicamente intenta mantenerse al margen, incluso de sus propios pensamientos y necesidades.  

Un día, al salir del trabajo se encuentra con Howl, un apuesto y misterioso mago del que corren terribles rumores, como que devora corazones humanos porque carece de uno. Aunque en ese momento no sabe que es él, tienen un rápido pero profundo encuentro que definirá el rumbo de la historia que estará llena de maravillas y colores. 

Después de este episodio, le arrojaran un hechizo que la convertirá en abuela, forma en la que la veremos durante casi toda la película. Mientras Sophie busca cómo regresar a su cuerpo original, tendrá que trabajar a lado del misterioso mago que también pasará por una crisis que pone en peligro su vida. 

Sophie y Howl son los personajes principales que, junto con el fuego, un pequeño niño, un espantapájaros, un perrito y una bruja, tendrán que lidiar con adversidades para sobrevivir y asentarse con mayor tranquilidad en un mundo que libra una guerra armada, entre magos y humanos.   

La construcción de los personajes

Howl y Sophie emprenderán un camino peligroso para regresar a la normalidad —Sophie de la vejez prematura y Howl de su forma oscura—, mientras enfrentan a personajes que nunca son del todo malos o buenos. Ya que sus personalidades están dotadas de una humanidad ambivalente, nos permitirán verlos como entes que sufren cambios y que actúan desde sus temperamentos y personalidades para enfrentar y resolver las cosas en la forma que pueden.   

Lo que es sumamente remarcable, muchas veces no hay buenas o malas formas de actuar o reaccionar a las circunstancias. Simplemente se dan de cierta manera por nuestros contextos, experiencias y personalidades, y no hay necesidad de justificarlas o validarlas, sino de comprenderlas a través de un filtro muy cuidadoso de empatía. 

El castillo vagabundo es una de las películas más famosas de Studio Ghibli. Su nudo narrativo está atravesado por la guerra, el amor y la confianza en uno mismo.
Fuente: Studio Ghibli

Esta bandera se posa en El castillo vagabundo, por lo que sus personajes son heroicos de una manera humanizada. 

El desarrollo del firme romance entre Sophie y Howl

Además de esto, la película propone una idea del amor romántico libre de las apariencias físicas, hecho que se puede cuestionar en cualquier momento de la historia humana. La atracción en las relaciones es una cosa muy distinta a los estándares de belleza dentro de las mismas. 

El castillo vagabundo deja entrever la propuesta de la ilusión de la atracción física, cuando Sophie se convierte en abuelita pero Howl la percibe tal como es, más allá de las pretensiones de belleza y bondad. 

La película también hace una propuesta del cuidado, la construcción de los vínculos y la atención fraternal en pos de un romance natural e imperecedero.

En el castillo vagabundo el romance entre Howl y Sophie es tan sofisticado que siempre encontrarás más aristas a analizar.
Fuente: Studio Ghibli

La guerra y los conflictos ideológicos

Además, se presenta una crítica acerca de los asuntos políticos, sociales y económicos del liderazgo. Haciendo hincapié específico en los aspectos que intervienen con la guerra que ambienta el mundo de la película, en la que Howl se ve forzado a participar y que causa mayores malestares en su vida. 

Si bien se intenta que sea una cuestión periférica, es la estructura del conflicto.

El castillo vagabundo y Studio Ghibli

La adaptación del Castillo vagabundo estuvo a cargo de Studio Ghibli y fue dirigida por Hayao Miyazaki, aunque en principio no estaba planeado que fuera así. Inicialmente, el proyecto se ofreció al joven director Mamoru HosodaThe Girl Who Leapt Through Time, Wolf Children y Mirai—. 

Sin embargo, Studio Ghibli tenía sus propias pretensiones para el filme, y requería que se asemejara al estilo que Hayao Miyazaki había impregnado en la prestigiosa película El viaje de Chihiro. Obviamente, esto se interpondría en la libertad creativa de Hosada que, posteriormente también adaptaría una obra literaria de Yasutaka Tsutsui, con su propio estilo. 

Mamoru Hosada comentó puntualmente por qué salió de la producción:

“La diferencia entre la película que quería hacer y cómo la querían hacer era demasiado grande, así que tuve que salir del proyecto.” 

Tras esto, Miyazaki se unió y obtuvimos la preciosa película de El castillo vagabundo que conocemos. Por su parte, Mamoru Hosoda logró hacerse de su propio estilo y ya cuenta con una digna carrera establecida. 

Cuando Howl recibe a Sophie como mucama, ya sabe quién es. El destino comienza a correr desde antes de que nos demos cuenta.
Fuente: Studio Ghibli

El origen de El castillo vagabundo

El castillo vagabundo está basado en una novela fantástica, escrita por la autora Diana Wynne Jones, que publicó una trilogía:

  • 1986 — Howl’s Moving Castle (Castillo ambulante) 
  • 1990 — Castle in the Air (Castillo en el aire)
  • 2008 — House of Many Ways (La casa de muchos caminos)

Cabe resaltar que existen varias diferencias entre la obra literaria y su adaptación—como el énfasis que Hayao Miyazaki pone en las cuestiones de la guerra, de la maldad, la vejez, la fealdad y de los cambios en las personas —. 

Sophie logra hacerse amiga de todos los que habitan el castillo, e incluso ella es quien decide hospedar a la última bruja.
Fuente: Studio Ghibli

También hay detalles que se omiten, por ejemplo, que la diferencia de edad es de casi diez años entre Sophie y Howl.

Por otro lado, debo remarcar que el valor de su trilogía tiene muchas referencias a otros textos importantes de la literatura universal, que van desde William Shakespeare, John Doone, textos medievales anónimos como los escritos del Ciclo artúrico, hasta literatura moderna como Tolkien y Frank Baum, por los que vale la pena darle una hojeada a la obra de Wynne. 

Te recomendamos: Esta abuelita se hizo viral por sus tiernos cosplays de Studio Ghibli

Las otras propuestas de El castillo vagabundo: el valor y el amor aunados a la belleza y la confianza

Sí, el amor es el principal hilo conductor de la película, sin embargo, tengo que precisar al amor propio. Porque si bien, el romance es la tierna hebra que dirige el filme, el amor propio se construye a través o apoyado en esta. 

La pareja principal, en algún momento de la trama, se preocupa por su físico y por acatar lo que se espera de ellos, sienten mucha presión y actúan de maneras ácidas e incluso violentas. 

Sophie no tiene nada de confianza en su apariencia física ni en sus decisiones, hecho que cambiará cuando viva con Howl.
Fuente: Studio Ghibli

No obstante, crecen juntos mientras buscan cómo liberarse de sus maldiciones, que de una forma muy simbólica, se imponen ellos mismos inconsciente e inevitablemente. 

Sophie carga con sus responsabilidades de hermana mayor y tiene inseguridades acerca de sus habilidades, su físico y sus decisiones para con su familia. Por su parte, Howl tiene obligaciones con la Corona y carga con las decisiones que tomó anteriormente para adquirir poder, y obviamente, a partir de que lo obtiene, lo que ha logrado con él. 

Howl y Sophie son una pareja estable que enfrenta los retos uno al lado de otro, pero de manera independiente —a final de cuentas, son cosas personales las que deben resolver, pero ello no les impide apoyarse mutuamente compartiendo espacio y sus sentimientos—. De esta manera, desarrollan un amor propio mientras construyen su amor por el otro. 

Sophie se vuelve muy cercana al demonio con el que Howl hace un trato y al final, esto le permite regresarle su corazón.
Fuente: Studio Ghibli

Vuelve a ver El castillo vagabundo

El castillo vagabundo, como cada una de las películas de Studio Ghibli, propone al amor como el camino saludable para enfrentar los distintos episodios de la vida, que requieren valor y confianza.

En esta entrega, los personajes crecen, no sólo cambian de manera interior, si no también en el exterior. Las cabelleras de ambos no serán como al inicio, pero comprenderán que es algo natural y muy valioso, lo aceptarán tras haber aprendido de ello durante toda la película. Todo es muy simbólico.

Sophie se enamorará de Howl tras cuidarlo durante cada uno de sus regresos de la guerra.
Fuente: Studio Ghibli

La saturación de la imagen llena de colores y detalles en El castillo vagabundo, siempre te brindará una experiencia visual diferente.

Por otro lado, repensar el amor propio y romántico, la expectativa de la belleza, la política del liderazgo aunado al dolor de la guerra y el carácter humano flexible e inestable, siempre serán temas que pensar en un intento de apuntalar los matices. Cada uno de estos conceptos es importante en cada etapa de nuestras vidas, por lo que El castillo vagabundo será por siempre un filme de provecho. 

Varias películas de Studio Ghibli se encuentran disponibles en el catálogo de Netflix en México, y El castillo vagabundo no es la excepción, puedes encontrarla en la plataforma donde podrás disfrutarla doblada y subtitulada. 

Date una vuelta por Discord y no te pierdas las noticias en Google News.