• compartir

Crítica – That Time I Got Reincarnated as a Slime the Movie: Scarlet Bond – ¿Vale la pena?

Lo que debes saber...

Esta es una de esas películas que van a cumplir cabalmente con el objetivo de entretenerte.


Crítica That Time I Got Reincarnated as a Slime the Movie: Scarlet Bond

Basta darse una vuelta por Crunchyroll para encontrar decenas de anime tipo isekai que repiten el cliché una y otra vez. La cuestión es que estas producciones tienen un público cautivo, al menos en Japón, y es por eso por lo que una y otra vez vemos a un individuo reencarnar en un príncipe, rey o lo que sea. ¿Pero un slime? Bueno, existe y That Time I Got Reincarnated as a Slime es esa animación que sabes que está ahí parta verse, pero no te atreves a darle una oportunidad.

Este es uno de esos casos en que la receta de la abuela está ahí: mucho fan service, toda clase de personajes que van desde lo serio hasta lo gracioso, buen diseño de bestias y una animación que, a pesar de los bajones de calidad, se mantiene bien. El caso de la película That Time I Got Reincarnated as a Slime the Movie: Scarlet Bond es un claro ejemplo de que una historia se puede contar sola y no importa que no sepas, el producto puede ser entretenido.

Ahora bien, hay que ir al blanco, este es el primer acercamiento para con esta producción que tuve. ¿Para qué les miento? La película la vi con toda clase de reserva para al final encontrarme con un producto realmente disfrutable que, incluso, ya me dan ganas de ver para conocer un poco más de sus personajes y contexto en general.

Asimismo, este filme se estrena el 2 de marzo en varios complejos de cine así que si tienes dudas sobre si irla a ver, tan solo por ganas de disfrutar un buen anime, aquí te decimos si vale la pena o no.

Los ajenos al anime, ¿bienvenidos?

Si es el caso de que no eres consumidor de Isekai o decidiste ya no entrarle después de Sword Art Online, te cuento que That Time I Got Reincarnated as a Slime the Movie: Scarlet Bond es ciertamente simple, sencilla, con una trama clara y con personajes que se presentan solos bajo ciertos parámetros que, si eres otaku, entiendes a la primera.

Por ejemplo, ya sabes que el slime es el protagonista, pero, tal vez te quedas con la duda de cómo es que se transforma o es un personaje tan roto (en el sentido de ser tan poderoso). Entiendes que tiene todo bajo control y que todo mundo lo respeta por razones sencillas: salvó a todos y tiene un corazón bondadoso acompañado de una moral muy bien definida.

Crítica That Time I Got Reincarnated as a Slime the Movie: Scarlet Bond

De ahí comprendes que existen toda clase de razas y una de ellas es ciertamente leal a Rimuru (el slime). Si te guías por estos preceptos, puedes disfrutar de esta película de anime que, por si olvide decirte, trae mucho fan service sin la necesidad de caer en vulgaridades.

Ahora bien, el inicio de la película es importante, porque no hace clic con el anime original hasta que llegamos al punto de vernos con Rimuru. Ahí es cuando todo se explica solo y entiendes que tal vez no necesitas ver la serie para entender qué rayos está pasando y eso es algo por aplaudir de esta animación que viene de la mano del estudio 8-Bit.

La trama de That Time I Got Reincarnated as a Slime the Movie: Scarlet Bond está entretenida

En una película de anime de casi 2 horas debes explicar muy bien todo y eso puede ser complicado si caes en pretensiones. Lo bueno de es que That Time I Got Reincarnated as a Slime the Movie: Scarlet Bond va de un punto “A” a otro “B”, entonces, es poco probable que te pierdas. Todo empieza cuando vez que unos tipos están acabando con la vida de Hiiro, un ogro que lucha por su aldea.

De ahí, justo cuando crees que va a morir, sobrevive, pero no logra derrotar a sus enemigos. Para su fortuna, termina en el reino de Raja, donde la reina Towa lo salva y lo bautiza con el nombre que ya te mencionamos. La conexión de Hiiro con los personajes recurrentes del anime es bien clara, pues es el hermano de Benimaru.

Crítica That Time I Got Reincarnated as a Slime the Movie: Scarlet Bond
Fuente: Crunchyroll

Hiiro es leal a la reina Towa, el problema es que ella ya hizo demasiados sacrificios por su reino, el cual ahora vive en un estado deplorable porque los regidores previos se acabaron los minerales y también el agua está contaminada. Hiiro termina en el reino de Tempest tratando de buscar ayuda, pero, se encuentra con enemigos de su raza, lo cual complica todo. Al encontrarse con su hermano, este ogro se entrevista con Rirumuru.

La ayuda a cambio de nada llega al reino de la Reina Towa y, poco a poco se va resolviendo un misterio tras otro, de manera lenta para que todo quede bien claro. Este podría ser un pequeño problema, sin embargo, el ritmo de la película no baja o se entorpece de manera innecesaria, todo lo contrario, es disfrutable y te quedas esperando por el final.

Buena animación en un mundo fantástico

El que no le sepa a That Time I Got Reincarnated as a Slime debe entender que se trata de un mundo donde hay toda clase de razas: humanos, orcos, ogros, demonios y demás. La magia es la que prevalece y un slime es el que termina salvando el día. Bueno, no es que el slime se ponga a usar una espada en esa forma, se transforma en un humano y combate con sus poderes.

Los escenarios varían mucho, sin embargo, son los bosques y montañas los que predominan, así que hay una congruencia en el universo fantástico que nos plantea este Isekai. Lo que sí es un hecho es que verás estructuras orientales y occidentales, lo que te deja pensando en que siempre debe haber un poco de cultura japonesa en la base de una historia fantástica.ç

Towa de TenSura
Fuente: Crunchyoll

La animación de los personajes en casi todo momento luce ciertamente bien. Hay fluidez y un trabajo bien logrado. En términos de calidad, esta se eleva si la comparamos con lo se puede apreciar en el anime. De ahí debemos partir conque solo en algunas escenas de acción se notan unos bajones para ahorrar trazos, especialmente porque son momentos demasiado veloces que tal vez un director puede considerar que no necesita tanto detalle. Pero, como ya lo comenté, esos bajones son los menos.

En general, la producción cumple cabalmente con realizar una buena animación y presentar una historia que cualquier fan del anime puede disfrutar, con todo y los tradicionales clichés del sacrificio del héroe fallido. Lo bueno es que todo se justifica, sin dejar cabos sueltos y, lo que sí está por ahí bailando sin rumbo, sabes que se va a resolver en una secuela.

También te recomendamos: That Time I Got Reincarnated as a Slime estrena avance de su continuación

That Time I Got Reincarnated as a Slime the Movie: Scarlet Bond y su doblaje para Latinoamérica

El doblaje en Latinoamérica está pasando por una etapa donde cada día hay más talentos y ya no se tiene que recurrir a la vieja guardia, a menos que se trate de una producción como Dragon Ball donde tenemos que recurrir a los de siempre, que hacen un gran trabajo, pero también necesitan un descanso o que otros talentos estén a su misma altura.

Monserrat Mendoza, quien pone la voz de Rimuru no es ninguna improvisada, tiene mucha experiencia y su trabajo se siente fresco como el día en que empezó. Pablo Mejia también hace un buen trabajo dándole voz a Hiiro y Wendy Malvárez – que la recordarás por darle voz a Megumin en Konosuba – también hace un grato trabajo con Towa.

Tensura Película
Fuente: Crunchyroll

También es importante reconocer el trabajo de Javier Olguín, el director. Tiene 23 años en el negocio del doblaje y se ve su carrera va para largo. Ojalá lo veamos en más créditos en el apartado de dirección tanto en series como películas de anime, porque se ve que entiende cómo deben reaccionar los actores de voz en esta clase de animaciones.

Ahora bien, poner subtítulos en una animación “es lo sencillo”. Significa un riesgo que una distribuidora solicite un doblaje, porque se elevan los costos. Que That Time I Got Reincarnated as a Slime the Movie: Scarlet Bond tenga esta opción significa mucho y es algo que los fans deberían agradecer.

¿Deberías ver That Time I Got Reincarnated as a Slime the Movie: Scarlet Bond?

De buenas a primeras, That Time I Got Reincarnated as a Slime the Movie: Scarlet Bond es un producto que no solo está pensando para los fans de esta obra. La historia es realmente accesible y fácil de llevar. Si eres bien fan del anime y de plano quieres ver algo porque eres otaku 24/7, pues esta producción vale mucho la pena, a pesar de que está basada en una serie que tal vez todavía no ves.

Asimismo, los valores de producción están entre lo muy bueno y lo regular. Vamos, no es una animación de Oscar o de proyección en una muestra de cine independiente, sin embargo, es un producto que vas a disfrutar porque es entretenido e interesante.

(Visited 263 times, 1 visits today)