• compartir

Dragon Ball no es más malo, simplemente creciste

Dragon Ball Super

Este año fue particularmente activo para Dragon Ball. No solo tuvimos una nueva película de la franquicia con Super Hero, también disfrutamos de un largo arco del manga. Claro que con este ‘resurgir’ volvieron a salir las típicas quejas de cientos de antiguos fans de Goku y sus aventuras.

Que si ya no sabían qué otra transformación sacar, que ya son solo cambios de colores, que se acabó la creatividad. Ver esto de manera tan constante nos hizo ver hacia el pasado para conocer si es que la obra de Akira Toriyama empeoró tanto. La respuesta que encontramos es que quizás los fans están cegados por la nostalgia.

Las transformaciones ‘sacadas de la manga’ están ahí desde Dragon Ball Z

En nuestros viajes por redes nos encontramos con argumentos de que Dragon Ball es el anime y manga superior y que nada lo superará. Nos da la impresión de que tienen a esta serie en un pedestal cuando desde el principio ha tenido sus fallas. Mucho de lo que se quejan ahora ya aparecía en los tiempos de Z.

Una de las quejas más comunes sobre Super son las transformaciones, pero estos constantes cambios de estado iniciaron en Z. Una vez que conocimos al Super Saiyajin, ya sólo esperamos a conocer su segunda y tercera versión. Igualmente Piccolo tuvo su fusión con Kamisama y Trunks tuvo su propia versión más tosca del super saiyajin. Desde entonces teníamos cambios de fase para repartir, y eso que no mencionamos a los villanos.

transformaciones de Goku
Fuente: Toei Animation

Quizás la única diferencia entre Dragon Ball Super y Z es que ahora las transformaciones se notan con un cambio de color. Mientras que en su antecesor estas dependían del largo y lo puntiagudo del cabello del héroe. Derrotar a los villanos siempre dependió de que los héroes entrenaran mucho y surgiera un nuevo power up.

Siempre hubo un constante juego entre los villanos y Goku: Ellos subían de poder y él también poco después. Pasaban varios capítulos combatiendo, hasta que por alguna razón, Kakaroto sacaba una nueva técnica para acabar con su rival. Es una constante de la franquicia que está ahí desde el principio, pero por alguna razón hoy es muy repudiada.

¿Goku ya no cede el protagonismo a otros?… nunca lo hizo

Otro punto que sale a relucir en contra de Dragon Ball Super es que Goku siempre será el que aseste el golpe final. De nuevo, esto lo hemos visto desde Z, sobre todo en la enorme cantidad de películas que salieron en esa época. Kakaroto es el protagonista y por lo tanto debe ser el que derrote al gran enemigo del arco.

En el arco de los saiyajin, él derrotó a Vegeta; en el de Freezer, al emperador y así sucesivamente. Claro que no tardarán en llegar los defensores a argumentar que en el arco de Cell, quien propició el último ataque fue Gohan. Esto es verdad, pero aún así, Goku no perdió la oportunidad del protagonismo al unirse a él para lanzar el kamehameha que destruyó al androide.

Goku robándole a Gohan su kamehameha
Goku, sal de ahí, este no es tu momento épico | Fuente: Bandai Namco

La queja de que Goku no comparte el reflector se hizo muy frecuente con el arco de Granola. Ya que de nuevo parecía que Vegeta sería el gran héroe, pero Goku se sacó un nuevo Ultra Instinto. Sin embargo, para quienes ya leyeron el último capítulo, por fin vemos que no es Kakaroto quien derrota a Gas, si no Freezer con un giro bastante sorpresivo para Dragon Ball.

Te recomendamos: Dragon Ball llegará a Crunchyroll con todo y doblaje latino

Regresando a las películas de la época de Z, si las ven se darán cuenta que casi todas terminan con Goku lanzando una genkidama para ganar. O si no es la genkidama, con sus amigos dándole todas las fuerzas que les quedan para que pueda volver a la batalla, más fuerte que nunca. Si en ese entonces todos se emocionaron, ¿Por qué ahora se muestran molestos con actos similares?

Dragon Ball no cambió, tú lo hiciste

Creemos que este nuevo odio hacia Dragon Ball se debe a un factor muy importante: ya crecimos. Cuando éramos niños veíamos las aventuras de Goku con la inocencia de la infancia. Todos queríamos volvernos saiyajines y participar en batallas emocionantes. Incluso la ingenuidad de Goku nos parecía divertida.

Pero conforme crecemos, nos volvemos más críticos, aprendemos más cosas y habrá ocasiones en que nuestros gustos cambien. Muchos se volvieron más intolerantes a algunas cosas que ven en Super, aunque la realidad es que son elementos que se repiten desde los noventa. Simplemente a aquella época la ven con los lentes de la nostalgia. Pero si vuelven a ver ese anime, sabrán que estamos en lo correcto.

Dragon Ball Super: Portada del manga reúne a toda la familia de Goku
Fuente: Toei Animation.

No se puede negar que Dragon Ball cambió. Ya no es tan violento como en el pasado, por lo menos en el anime, y parece que incrementaron más la cantidad de comedia. Sin embargo, el cambio es necesario para que un producto como este pueda sobrevivir. Además recordemos que la obra más grande de Akira Toriyama ya está a nada de cumplir cuarenta años de existir.

Es bueno guardar con amor todo lo que vivimos en nuestras infancias. Pero tampoco podemos continuar creyendo que todo era perfecto antes. Dragon Ball ha sido fallida desde el inicio y aún así se mantiene como una de las franquicias más exitosas de la historia. Quizás lo único que te hace falta para disfrutar de sus novedades es ya no tomarlas tan en serio. Tal como cuando eras niño.

No dejes de seguirnos en Google News. También puedes pasar a nuestro Discord para hablar de anime y otros temas.