• compartir

Crítica: El Justiciero: Capítulo Final – Un viaje italiano que no vale la pena

Lo que debes saber...

El Justiciero: Capítulo Final es una conclusión que no se siente como tal y que podrías dejar pasar sin ningún problema.


Denzel Washington tiene muy buenas películas en su repertorio. Hombre en Llamas, Malcolm X, Día de Entrenamiento y Gángster Americano son algunas de sus más conocidas. Estos últimos años se ha dedicado a la trilogía de El Justiciero, que acaba de estrenar su última parte.

A pesar de que las anteriores no tuvieron un gran recibimiento crítico, lograron atraer a las audiencias. Quizás gracias al ‘star power’ de Washington. Ahora que tuve oportunidad de ver la parte final, me queda claro que la calidad cinematográfica está ausente en la trilogía.

¿Cuál es la historia de El Justiciero: Capítulo Final?

El Justiciero: Capítulo Final inicia con Robert McCall en una misión desconocida en un viñedo de Italia. Las cosas no salen como esperaba, por lo que termina herido y en manos de un médico en un pequeño pueblo costero. Ahí recupera la salud y comienza a convivir con los locales.

Lo que sigue es la historia que hemos visto cientos de veces en otras series y películas. El héroe herido comienza enamorarse de la vida local, pero una amenaza llega a querer cambiar su nueva vida. Aquí la amenaza es una célula de la mafia que extorsiona a los pueblerinos a cambio de ‘protección’.

El Justiciero nos da una historia cliche
Fuente: Sony Pictures

La historia cliché no sería tan mala si ofreciera algo para diferenciarse. Lamentablemente El Justiciero: Capítulo Final sigue los pasos de este tipo de películas con mucha fidelidad. Pero en mi opinión lo hace peor, porque nunca hay una culminación satisfactoria.

Además, aunque dura poco menos de dos horas, se siente muy tediosa. Hay un exceso de escenas para mostrarnos que Robert se está ganando el cariño de los locales y viceversa. Sólo bastaban un par de momentos para vendernos este aspecto, no era necesario repetirlo a la audiencia ad nauseam. 

Para ser El Justiciero: Capítulo Final, no se siente como una conclusión satisfactoria de nada. La mayoría de personajes son nuevos y no hacen nada para hacer crecer a Robert. Al final termina siendo el mismo héroe sin escrúpulos de siempre, sólo que en un pueblo de Italia. Por lo menos hasta que llegue la siguiente, porque se nota que dejaron las cosas abiertas en caso de que quieran otro cheque fácil.

Para ser una película de acción, hay muy poca

Si han visto los avances de El Justiciero: Capítulo Final  saben que la están promocionando como una cinta repleta de acción. La realidad no es así pues la película tiene en total sólo tres escenas de acción. Esto no sería tan malo de no ser porque todas acaban muy pronto y además suceden en las sombras, donde no se puede ver tan bien lo que sucede.

Eso sí, las pocas escenas que hay son ruidosas, brutales y sangrientas. Aún así, no logran emocionar. No hay reto alguno para Robert McCall quien parece una especie de Batman o Michael Myers. Nadie lo escucha llegar y de pronto está detrás de ellos con un cuchillo en mano.  Nadie le pone un solo dedo encima.

El Justiciero de pronto se hizo una secuela de Halloween
Fuente: Sony Pictures

Quizás querían hacerlo ver como un ser imponente, pero rompe toda la credibilidad del asunto. Es un agente de la CIA retirado, quien estuvo herido de bala todo su tiempo en Italia ¿De verdad deberíamos creer que se mueve como el mismo hijo de John Wick y Nosferatu?

Tal vez por la edad de Denzel Washington no lo quisieron arriesgar con combates muy complicados. Pero aquí de verdad se sentía necesaria la acción para romper el tedio de toda la estancia italiana de Robert McCall. Seguro muchos que van a ver El Justiciero: Capítulo Final esperan al personaje en acción, pero se quedarán con muchas ganas. Aunque las secuencias de él yendo a comprar al mercado y tomando su tecito no les faltarán.

Ningún personaje en El Justiciero: Capítulo Final cumple una función real

En todas las historias tenemos a personajes principales, secundarios e incidentales. En El Justiciero: Capítulo Final, absolutamente todos, fuera de Robert, se sienten como incidentales. Ninguno cumple una función importante ni tiene peso en cómo se desenvuelve la trama. 

Lo peor es que nos introduce a varios pueblerinos como si fueran a jugar un rol más importante, pero nadie lo hace. El doctor que cura a Robert se perfila como el detonante de todo el conflicto, pero termina desapareciendo prácticamente de la trama. Una dueña de un café parece que se convertirá en el interés amoroso, pero salen en una cita y desaparece de la película.

El Justiciero tiene muchos personajes, pero ninguno se siente necesario
Fuente: Sony Pictures

En cuanto a villanos, son muy olvidables. Tanto así que la película parece no decidirse en quién es el malo verdadero. Al inicio tenemos uno que despachan fácilmente. Después aparecen un par de hermanos, que tampoco son una gran amenaza para Robert, los cuales son eliminados sin problema y termina la película. Para llamarse El Justiciero: Capítulo Final ¿No hacía falta un rival mucho más imponente para vencer?

Quizás la que se siente más desperdiciada es Dakota Fanning. En lugar de aprovechar la química que sabemos que tiene con Denzel Washington, la meten a la película para no hacer literalmente nada. Tal vez la llamaron sólo para generar nostalgia para quienes vieron a ambos actores en Hombre en llamas, porque aquí su personaje no tiene ninguna razón de ser.

Finalmente Denzel Washington se nota muy aburrido dentro del papel. Si bien por momentos demuestra que aún tiene mucha presencia, la mayoría del tiempo no lo aprovechan. Como ya mencionamos, casi toda la película se la pasa disfrutando de Italia y cuando por fin hay acción ni podemos verlo.

¿Vale la pena?

Por si no era evidente hasta ahora, considero que El Justiciero: Capítulo Final es una película que definitivamente deberías dejar pasar. A menos, claro, que ya seas fan de la franquicia y quieras ver hacia donde va Robert McCall con esta última aventura. Aún así el resultado puede ser decepcionante.

Como película de acción no funciona, con muy pocas escenas que terminan muy fácil y sin un conflicto real. Mientras que el resto de sus partes no ofrecen nada más. No hay una satisfacción de ver al héroe llegar hasta el final porque no le costó absolutamente nada. 

El justiciero no vale la pena
Fuente: Sony Pictures

Hasta da una sensación de que Denzel Washington quería unas vacaciones pagadas a Italia. Se las dieron, pero la condición fue grabar algunas escenas que después juntaron para intentar hacer una película. Si tienes oportunidad de verla, mi recomendación es que no lo hagas. Hay mejores cosas en las que gastar una hora y cuarenta minutos de tu vida.

No dejes de seguirnos en Google News. También puedes pasar a nuestro Discord para hablar de cine y otros temas.

(Visited 443 times, 1 visits today)