Análisis: Huawei Mateview GT – Un monitor gamer para hacer de todo

Es enorme, versátil y su precio te entrega todo lo que esperas

Una vez más tuvimos el chance de probar un monitor ‘gamer’. ¿Qué clase de artículo es este? ¿Juega por ti? ¿Qué rayos hace y por qué pagar por uno te puede costar lo mismo que un PlayStation 5? Bueno, el artículo en cuestión es el Huawei Mateview GT y tiene un poco de todo, pero, la pregunta es la siguiente, ¿puedes sacarle suficiente jugo?

Verás, es un monitor muy grande, quizás no tengas espacio dónde ponerlo, pero, si lo logras acomodar, tendrás una pantalla que vale mucho la pena aprovechar, especialmente cuando lo estás usando con una PC con una tarjeta de video lo suficientemente digna.

Ahora, ¿cómo nos fue? ¿Vive a las expectativas de lo que un usuario gamer necesita? ¿Qué tal funciona si le conectas alguna clase de consola? Bien, vamos a hablar de eso y un poco más para que te des cuenta de que la experiencia vale la pena cuando cuando cuentas con un equipo adecuado.

Los datos que debes conocer

Primero que anda, la pantalla del Huawei Mateview GT es de 34 pulgadas y el aspecto es 21:9, en otras palabras, es algo que va más allá del ahora tradicional 16:9. La resolución es de 3440 x 1440 y aquí es cuando empiezan las trabas para las consolas de siguiente generación.

La pantalla, por supuesto, es curva, está armada de tal forma que la puedes elevar y bajar sin problemas, lo único que no es posible es inclinarla. Tiene soporte de HDR y despliega 1.07 mil millones de colores.

Si es que adquieres el Huawei Mateview GT te encontrarás que la barra de la base tiene la función de una bonita bocina que lanza buen sonido (incluye micrófono) y que controlas con el dedo de una manera táctil. Esto último le da clase, además de que despliega colores, lo cual va perfecto con esos equipos RGB.

A nivel puertos contamos con 1 USB C para la fuente de poder, otro USB C para conectar la pantalla, transferir archivos y cargar otros dispositivos. También hay dos puertos HDMI 2.0 y puerto DP1.

También te recomendamos: ¿Alguien dijo gratis? Ubisoft está regalando Far Cry 3 por tiempo limitado

¿Cómo me fue con un Xbox Series X?

Configurar el Xbox Series X al Huawei Mateview GT fue un verdadero dolor de cabeza sin importar qué puerto o cable estuvieras usando. Claramente la consola de Microsoft no puede desplegar una resolución de 3440 x 1440 con este puerto, así que te deja un par de franjas vacías a los lados de la pantalla.

Configurar el HDR también fue complicado y, en general, aprovechar todo el poder del monitor fue todo un problema. Pensando en que vas a querer jugar, debes tomar en cuenta de que este artículo solo tiene puertos HDMI 2.0, no 2.1, así que lo más que puedes aspirar es a una taza de refresco de 60 Hz.

Para efectos de juego básico, ver servicios de streaming y demás, tendrás un monitor bastante amigable que despliega colores increíbles. Si tu cuarto no da para una pantalla tan grande, vas a sacarle provecho, no te vas a arrepentir de la compra.

Por otro lado, no le vas a sacar el suficiente provecho al Huawei Mateview GT porque puede dar para más. No existe un adaptador o un cable HDMI a USB que soporte la consola de Microsoft y poder aprovechar una taza de refresco de más de 120 Hz.

¿Cómo me fue con un PS5?

Ahora bien, el Huawei Mateview GT y el PS5 forman otra pareja normal con beneficios mucho más inmediatos y menos pretenciosos… Pero, es porque la consola de Sony tampoco tiene para aprovechar monitores con estas resoluciones.

En el Huawei Mateview GT, el PS5 aprovecha el aspecto 16:9 y nada más. No da ni para 2K, pero, a nivel colores, HDR y demás, funciona – y muy bien -. Digamos que la consola Next Gen de Sony se adaptó de inmediato y lo hizo de un modo muy amigable. Lo que sí es un hecho es que, cuando venga la siguiente actualización, el PlayStation 5 y este monitor darán muy buena calidad de audio.

Ahora, volvemos al detalle de la taza de refresco y demás. Por ser un puerto HDMI 2.0 no vas a obtener más de 60 cuadros por segundo. Si fuera 2.1, sí podrías obtener resultados más elevados, pero, como no los tiene, ni modo.

La experiencia de juego fue grata, colorida, cómoda, pero, el espacio que se queda a los bordes es algo triste a la larga, porque la consola de Sony no aprovecha el aspecto 21:9. Esto tal vez se arregle con una actualización de software, sin embargo, no creemos que vaya a pasar.

Huawei Mateview GT fue creado para andar en la PC y no tener pretextos para no ser eficiente

De buenas a primeras, el Huawei Mateview GT demuestra en estos momentos que sí es un monitor de gaming en toda la extensión de la palabra, más cuando estás usando una tarjeta de video que puede darte no solo el aspecto 21:9, también la resolución.

La cuestión, una vez más, es que si conectas tu PC al monitor HDMI 2.0, solo vas a tener 100 cuadros por segundo, eso sí, estables todo el tiempo. Nosotros pusimos a prueba Call of Duty Black Ops Cold War y dicho juego sí soporta toda la pantalla y corría a los 100 cuadros gracias a que estábamos usando una Nvidia GeForce RTX 3060ti.

La experiencia de juego con un título tan robusto nos entregó algo bastante disfrutable, pero, aquí queda la duda, ¿cómo le puedes sacar todo el jugo a este monitor? Parece algo sencillo, pero, en el papel no lo es. El único puerto para tener más de 100 Hz en la taza de refresco es usando el USB C que no es de carga.

Hubiera sido mucho más amigable que el Huawei Mateview GT tuviera un puerto HDMI 2.1, tan solo uno, pero, suponemos que tienen sus razones para dejarlo así, además que se trata de un monitor que le sacará todo el provecho a una PC con una buena tarjeta de video.

¿Deberías comprarte un Huawei Mateview GT?

Si eres un clavado jugador de PC que gusta de darle a los FPS, te contamos que el Huawei Mateview GT es un producto garantizado, especialmente si sabes usar ese puerto USB C que le saca todo el potencial a la pantalla.

Ahora bien, la forma del monitor puede hacer la vida más sencilla a la hora del trabajo, especialmente porque puedes tener más de una ventana abierta y, por la misma resolución y aspecto, verás todo sin problema. Más de un usuario le sacará jugo a este artículo.

Ya a nivel consolas la cuestión es buena y nada más. Configurar el PS5 fue muy sencillo, mientras que el Xbox Series X fue un maldito dolor de cabeza por el que nadie debería pasar. Los puertos son los principales culpables del por qué no vas a poder jugar a más de 60 cuadros por segundo.

HuaweiHuawei Mateview GTMonitorPC Gaming
Comentarios (0)
Añadir comentario