• compartir

PS5 y Xbox Series X: El mayor peligro de la next gen no es la reventa, es la crisis de procesadores

PS5 Xbox Series X

Sony dice que no tendrán problemas para fabricar el PS5 y Microsoft no declara nada sobre la producción de su nuevo Xbox

Sony acaba de reportar un par de detalles importantes: el PS5 lleva más de 10 millones de unidades vendidas, pero, al mismo tiempo, tiene una caída considerable en la venta de software. Microsoft reveló que Xbox Series X|S es su ‘consola’ que se vende más rápido en su historia.

Hay que recordar que el PS5 y el Xbox Series X salió en medio de la pandemia y eso trajo varios problemas: producción, distribución y mucha reventa. La única solución parece sencilla: ‘fabrica más consolas’, sin embargo, no es tan sencillo como parece.

En estos momentos, el mundo entero pasa por una crisis de producción de chips que no será tan fácil de sortear en el corto plazo porque más de un factor provoca este fenómeno.

Ahora, PS5 y Xbox Series X no son los únicos con problemas, los chips también son usados por automóviles, refrigeradores inteligentes y un sinfín de artículos que necesitan de tecnología nueva para ofrecer innovaciones en más de un parámetro.

Vamos a contarte cuál es el problema principal y si de verdad PS5 y Xbox Series X podrán superar este problema que aqueja al mundo entero.ç

También te recomendamos: ¿Tokyo Revengers como gatitos? Esta combinación ya se hizo viral

No existen tantos productores

No es que Microsoft o Sony fabriquen los chips del PS5 y Xbox Series X, todo lo contrario, esa tecnología le pertenece a AMD y de ahí alguien debe de fabricar para ambas compañías.

Ellos no son los únicos clientes de estos fabricantes de chips, también están NVIDIA, Qualcomm y otras compañías que dependen de fabricas en Asia para cumplir con una demanda alrededor del mundo. A esto añade que se necesitan chips mucho más baratos, no como el M1 de Apple que es ciertamente caro y pensado para una clase de consumo.

Xbox Series X

Tres compañías, dos en Asia y una en Norteamérica son las encargadas de fabricar chips de gama alta. A esto agrega que, en los últimos años, las mismas fabricas se han fusionado para tratar de atender esta demanda, pero, las instalaciones no son nada baratas y pueden requerir una inversión de hasta 20 mil millones de dólares.

Sumado a esto, hay una herramienta clave para la fabricación de estos chips que solo vende una compañía en países bajos y vale 100 millones de dólares. Ojo, el único chip que se beneficia de esta tecnología tan cara es Apple con su M1, que es una pieza de un hardware que se vende a un precio elevado.

PS5 y Xbox Series pertenecen a una pequeña cadena de clientes que necesitan chips novedosos

Apple es una empresa que está dispuesta y puede pagar por los chips M1 que necesita en sus nuevas computadoras y teléfonos. AMD, NVIDIA y Qualcomm son las otras empresas que están metidas en este círculo vicioso porque requieren esa tecnología novedosa en todo lo que tiene su marca.

PS5 y Xbox Series son artículos nuevos que requieren cierta calidad en sus chips y AMD lo sabe. No es como una computadora que usas solo para usar Word y navegar que tal vez no requiere un procesador con más de dos núcleos y, a lo mucho, ocho nodos.

PS5

Añade a la lista de artículos televisores, refrigeradores y hasta autos se están acabando con esos chips de tecnología rezagada. Los mismos fabricantes están tomando el camino de dejar todo lo viejo en el pasado y depender de lo más reciente, poniendo en peligro a una industria que necesita ser mucho más barata.

Lo que salió hace 5 o 6 años, volvió a tener un precio ciertamente alto, a eso añade que no existe alguien que quiera seguir produciendo chips viejos. Los que pueden salir al rescate de todo esto son los chinos porque sus fabricas están atrasadas y podrían cubrir una demanda importante alrededor del mundo.

Acabando la pandemia, ¿tendremos más PS5 o Xbox Series? ¿O cómo?

La pandemia causada por el COVID-19 no solo vino a afectar nuestra salud, provocó una demanda absurda por tecnología que parece alcanzó un pico a nivel producción. Los trabajadores no podían ir a las fábricas, los embarques no viajaban de un país a otro y la inminente llegada del hardware nuevo en PS5, Xbox Series y hasta en las nuevas tarjetas gráficas de NVIDIA pasaron factura.

Es una situación ciertamente compleja porque por todos lados hay demanda: Apple necesita que se fabriquen sus M1 que son caros, AMD necesita los chips de las consolas de nueva generación, los autos requieren chips viejos para funciones sencillas y los Tesla usan chips mucho más caros porque es un vehículo eléctrico.

Solo contamos con tres fabricas para la gama alta para todo el mundo y seguramente en esas mismas empresas se encargan de algo de ‘gama media’, mientras que en los lugares más rezagados se quedan con la tecnología obsoleta para cubrir ciertas necesidades. Es tanta la demanda, que se están quedando cortos en la producción.

Coloquemos los conflictos (de interés) entre Estados Unidos y China a toda esta ecuación y obtenemos por resultado una operación complicada de realizar. Serás de los afortunados si consigues un PS5 o Xbox Series X, porque no solo superaste a los revendedores y su tecnología, también encontraste una pieza que depende de una industria que está entre la espada y la pared.

Fuente