• compartir

Outbreak otorgó otra dimensión a Rainbow Six Siege

Rainbow Six Siege

La forma correcta de implementar zombies y reto a un juego con más de 2 años de existencia y sigue vivo.

La primera vez que vi Rainbow Six Siege durante un E3, me di cuenta de que era un gran proyecto con una visión cooperativa y competitiva muy entretenida.  A lo lejos no parecía una fórmula entretenida o novedosa, pero de cerca, se notaba un trabajo muy bien cuidado con una visión a futuro. Eso de tener dos equipos, aprovechar cada milímetro del mapa y tener especialidades en cada uno de los personajes abría un abanico de posibilidades. Sí, es un título que requiere mucho juego en línea y establecer estrategias con otros usuarios, sin embargo, la experiencia es muy entretenida y gratificante.


No cabe la menor duda que Ubisoft dio en el blanco con esta entrega, la cual ya cual va por su tercer año y se ve que no va a parar mientras siga teniendo apoyo por parte de su desarrollador. Esa clase de apoyo se ve en Outbreak, un modo de juego que lamentablemente está por terminar y que deberían alargar, pues es muy entretenido y recibe por igual a jugadores veteranos y expertos con un reto muy atractivo y un modo de juego el cual explota todas las virtudes dentro de Rainbow Six Siege. Tal vez los muertos vivientes no sean algo “tan novedoso”, sin embargo, tiene su encanto enfrentar enemigos con un instinto sanguinario.

Outbreak
El diseño de enemigos parece simple, pero en pantalla se ven realmente amenazadores.

No fueron las tradicionales oleadas de zombies

El evento de Outbreak se parecía a un modo horda cualquiera que encuentras en Gears of War, sin embargo, mostró tener mucha personalidad desde el siguiente contexto; tienes un grupo de fuerzas especiales dedicadas a enfrentar a narcoterroristas armados con “cuerno de chivo”, bombas de humo y otros artículos. Digamos que era un duelo en “igualdad de circunstancias”. Ahora, traslada todos esos elementos a enfrentar muertos vivientes o seres infectados con deformaciones en sus cuerpos. La tarea parece “sencilla”, sin embargo, la sed de sangre y destrucción detrás de estos seres eleva la dificultad considerablemente y eso dio mucho valor a un evento cuyo valor de entretenimiento fue alto.

Como lo mencionamos antes, no es lo mismo enfrentar a otro ser humano con una capacidad parecida a la tuya en el uso de armamento militar que a un ser que ataca de frente y no va a caer al primer disparo. Este apartado fue perfectamente presentado en Outbreak, pues justo antes de iniciar una partida, era muy necesario elegir correctamente el papel en el campo de juego. ¿Atacarás de cerca o a distancia? ¿Vas a dedicarte a curar a tus compañeros o pondrás paredes para cerrar pasos? Todo lo que ya conocías en Rainbow Six Siege cobra una dimensión totalmente distinta.

El diseño de mapas estuvo muy bien pensado, en especial si buscas la ventaja más mínima.

Bienvenidos los novatos y también los expertos

Rainbow Six Siege salió a finales de 2015 y tuvo un éxito muy bueno el cual Ubisoft no ha dejado de capitalizar pues ha organizado torneos para crear una escena competitiva. A eso añadió contenido descargable para alargar la vida útil del juego. A casi 3 años de su lanzamiento, el juego sigue vigente y eso se traduce en un ritmo de ventas bastante digno. Si bien los jugadores nuevos pueden sentirse ajenos a la escena competitiva del juego, con Outbreak sintieron una puerta abierta para comprender de qué va la cooperación en el juego.

Digamos que enfrentar humanos infectados requiere cierto instinto de supervivencia y organización grupal. Agrega todos los elementos de estrategia y experimentabas en Outbreak varias sensaciones; desesperación, dramatismo y humillación. Al superar todo esto, alcanzabas un grado de satisfacción muy alto, pues este modo de juego es realmente complicado y difícil de superar. El equipo encargado de implementar este apartado supo comunicar al jugador la dificultad a la que se iba a enfrentar y que era muy necesario implementar una estrategia usando todos los preceptos de Rainbow Six Siege. Eso fue una valiosa lección para todos los jugadores nuevos que jugaron Outbreak, pues de una manera distinta conocieron los fundamentos del juego.

La variedad de enemigos fue muy amplia y muy complicada de superar.

Más contenido así o no lo quiten, por favor

Outbreak, al menos para su servidor, fue una experiencia muy entretenida y rica. No jugaba Rainbow Six Siege desde hace mucho tiempo y Outbreak me provocó unas dulces ganas de sumergirme una vez más en el juego y de formar un equipo nuevo para superar esta clase de obstáculos e incluso competir contra otros jugadores. Disparar a quemarropa a los enemigos, correr lo más rápido posible para conseguir municiones y artículos para recuperar la salud. Incluso salvar la vida de un tipo atrapado entre escombros el cual está a punto de ser presa temibles seres fue algo increíble. ¿Por qué desaprovechar un evento así de bueno? ¿Por qué no lo dejan como una opción más de juego para aquellos que no gustan del competitivo?

Ahora, refrescar el juego con otra clase de contenido también es una gran idea y eso quiere decir una sola cosa, el apoyo está perdurando y tiene por único objetivo mantener cautiva a una base de usuarios los cuales están felices el juego. Es probable que lleguen más jugadores y también la partida de algunos usuarios, pero mantener en un periodo de mediano a largo plazo a un juego como este da una lección muy seria a Ubisoft, pues parece que quedaron atrás las entregas anuales y ahora tenemos juegos mucho más sólidas y propuestas que tendrán al público pegado al control por mucho tiempo.

Gracias a Ubisoft por tener el evento de Outbreak, fue muy entretenido. Ojalá y lo que venga después, lo sea más y de una razón más a los jugadores de mantenerse jugando Rainbow Six Siege.

Necesitamos más Outbreak, por favor.