• compartir

Reseña: Diablo II: Resurrected – Con todo lo bueno, lo malo y lo feo del original

Diablo II: Resurrected

Diablo II: Resurrected

Diablo II: Resurrected
Calificación 7.5
  • Género: RPG de acción, hack and slash
  • Plataforma: PC, PS4, PS5, Xbox One, Xbox Series X, Xbox Series S, Nintendo Switch,
  • Estreno: 23/09/2021
  • Publicador: Blizzard
  • Desarrollador: Vicarious Visions, Blizzard Entertainment

Resumen

Diablo II: Resurrected es una clara lección de historia de videojuegos que todos deberían conocer porque aprendes de todos los errores y aciertos que tiene un juego sólido y adorado por millones de personas. ¿Eso es suficiente como para que este remaster sea perfecto? No y dista de serlo. Aquí estaba esa oportunidad de pulir mecánicas de combate, pero se desperdició esa oportunidad.

Positivo:

  • Llevaron de pies a cabeza el juego original a la nueva generación
  • Las cinemáticas son muy atractivas
  • El apartado musical se siente genial
  • Es un juego con mucho reto

Negativo:

  • Por desgracia, aún cuenta con muchos vicios
  • El sistema de combate se siente viejo

Visitar esta resurrección te hará viajar en el tiempo

De seguro tienes amigo que jugó o, en su defecto, aún disfruta de la entrega original de Diablo II. Incluso te va a hablar de que se trata de uno de los mejores juegos de la historia, al menos en el renglón de la PC y que es de la era dorada en la que Blizzard era un desarrollador respetado por todos.

Ahora, por donde lo veas, Diablo II tiene 20 años y ya envejeció muy a pesar de ser una propuesta que se puede disfrutar mucho. Sin embargo, Blizzard tal vez vio la ventana de oportunidad de otorgarle a esta entrega una nueva presentación que de seguro llamaría la atención de los fans de antaño y también de los nuevos curiosos.

Para darle una nueva vida a Diablo II era necesario trabajar no solo en lo técnico, también en lo visual. No fue una tarea sencilla y el esfuerzo que le puso Vicarious Visions fue clave para que este título fuera funcional y, sobre todo, algo que de alguna manera llamara la atención de propios y extraños.

Con todo esto, es hora de resolver más de una duda que surge después de jugarlo por varias horas, pero, especialmente, si deberías adquirir esta ‘resurrección’ que está disponible en más de una plataforma.

El papá de los dungeon crawlers

Si da la casualidad de que eres nuevo en el tema de la franquicia de Diablo te contamos que Diablo II es un ‘dungeon crawler’ (explorador de mazmorras en español). Su vista es isométrica y tu personaje puede ser de una de varias clases. Técnicamente te hablamos de un juego del género acción RPG, pero, eso es lo de menos.

Primero que nada, tu personaje deberá enfrentar a toda clase de criaturas ‘malignas’: caídos, muertos vivientes, ratas y demás. Cómo derrotarlos dependerá de la clase que uses, porque, así como puedes contar con poderoso necromancer, puedes recurrir al siempre útil y fiable caballero.

Diablo II: Resurrected

Los escenarios son procedurales, es decir, no serán iguales cada que inicies una partida y el objetivo de avanzar por cada uno de ellos será conseguir las mejores recompensas posibles, además de derrotar al ser más malo de todos. Eso sí, llegar al final es un reto porque hablamos de un juego complicado que no te deja respirar.

Finalmente, la lógica de Diablo II está en subir los parámetros de tu personaje, darle la ropa con los mejores atributos y salir a destruir tanto ser maligno se pona en tu camino. No es una tarea sencilla, sin embargo, encontrarás mucha diversión y reto en el camino que te llevará a cumplir ese objetivo.

Diablo II ¿se puede jugar con control en consolas?

Ahora bien, el corazón de Diablo II: Resurrected vive en la PC, así que lo ideal es jugar con ratón y teclado. Nosotros probamos este remaster de Blizzard con control y la sensación es un tanto extraña.

¿Por qué llegamos a esta conclusión? Claramente Diablo II no está diseñado para usarse en control, no hay manera, especialmente cuando estás revisando el menú, pero, no es imposible adaptar la experiencia de juego al DualSense, solo digamos que es incómoda.

Diablo II: Resurrected

Primero que nada, te desplazas con el stick izquierdo, lo cual es un movimiento ciertamente lógico. Luego, atacas con un botón frontal y con las flechas direccionales empleas pociones. Hasta este punto todo debería ser funcional y efectivo, pero, en muchas ocasiones sentirás que no haces daño y que la estás pasando muy mal.

La única explicación a este apartado de juego es que tal vez faltaron ajustes a la hora de emplear un control para jugar Diablo II: Resurrected, porque en la idea, todo esto debería funcionar sin problemas, pero, por alguna extraña razón la ejecución es ciertamente deficiente

También te recomendamos: Diablo II regresa con Resurrected, un remake del clásico con sorpresas

La dificultad es lo que sabe

Diablo II: Resurrected es un título que parece un paseo porque al principio vas derrotando enemigos con suma facilidad. Incluso puedes pasar los primeros calabozos sin mucho problema y sin la necesidad de andar subiendo tanto de nivel. Pero, pasando una hora, tal vez dos, comienzan a aparecer más enemigos.

Es aquí donde debes aprender a elegir cómo quieres desarrollar a tu personaje. ¿Qué quieres lograr de él? Puedes subir los parámetros a tu gusto y elevar el nivel, pero, todavía es más importante conseguir el loot adecuado para enfrentar todos los retos que tienes en frente.

Diablo II: Resurrected

Hay momentos en que hay tantos enemigos en pantalla que tal vez te sientas sofocado, pero, esa es la lógica de Diablo II, saber bien lo que tienes que hacer, aguantar y eliminar a tantos enemigos puedas con las mejores habilidades a la mano. Solo de ese modo vas a poder acabar el juego en los modos de mayor dificultad.

Pero, todo esto es lo que en su momento hizo grandioso a Diablo II y Resurrected lo lleva a cabo a la perfección porque respetó el juego base y es ahí donde está el valor de esta propuesta que puede ser visitada por aquellos que no la disfrutaron en su momento pero que sí escucharon mucho de ella.

Hay veces que la experiencia es anticuada o limitada

Diablo II: Resurrected es llevar el juego original a nuevas plataformas y con gráficos actualizados para que la actual generación de jugadores (más la que viene) obtenga una lección de historia de cómo era un título de este tamaño hace 20 años. Eso está bien, es una manera de preservar la experiencia, pero también te das cuenta de que los años no pasan en balde.

No cabe la menor duda de que no puedes comparar Diablo II con Diablo III y mucho menos con la primera entrega. Ya no se diga con la versión para móviles, lo que sí es un hecho es que, al tratarse de un título tan puntual, es fácil señalar lo que tal vez sí merecía un par de ajustes.

El grindeo es innecesariamente exagerado en Diablo II: Resurrected. Sí, es parte de la experiencia original y algo por lo que muchos juegan, pero, eso puede generar repetición, por más que los escenarios sean procedurales. También el combate se siente muchas veces como algo muy robótico, pero, eso puede ser también por la clase que estés utilizando.

Vamos, se pudo tomar el riesgo de mejorar ciertos aspectos que a estas alturas de los videojuegos podrían otorgar una experiencia eficiente. Pensar que Diablo II es un juego perfecto es como decir que el género de acción RPG no ha mejorado o evolucionado en una dirección correcta.

Diablo II: Resurrected y su impecable presentación

Lo que sí es un hecho es que Diablo II Resurrected se nota como un juego que jamás abandonaste. Así de sencillo. No es como que siga con los gráficos 2D y los pixeles, pero, la presentación visual del juego se siente nostálgica sin parecer vieja o desactualizada.

Los modelos de los personajes lucen bastante bien, los escenarios y los calabozos mantienen esa apariencia oscura y pesada y, en general, el tema del ambiente a la hora de jugar hará que te sientas en casa, como si nunca hubieras abandonado la partida.

La música se escucha muy bien, incluso podemos decir que aprovecha mucho los audífonos del PS5. Lo que sí es una lástima es que Diablo II: Resurrected no saca casi nada de provecho del DualSense. Los diálogos de los NPC bien podrían salir del control para hacer la experiencia mucho más personal, pero, no sucede así.

Ahora bien, con todo esto, es hora de resolver la pregunta que le interesa a tu cartera, especialmente porque comprar un juego nuevo no es barato y nunca está demás investigar antes de hacer una inversión.

¿Deberías comprar Diablo II: Resurrected?

Como lo dijimos en párrafos previos, Diablo II es uno de los títulos más aclamados en la historia de los videojuegos. Muchos no lo bajan de la perfección y hasta la fecha los disfrutan. La idea de darle una presentación más moderna sin perder la identidad suena a una tarea complicada, pero Vicarious Visions tiene experiencia en la materia y el producto es impecable.

Diablo II: Resurrected es una clara lección de historia de videojuegos que todos deberían conocer porque aprendes de todos los errores y aciertos que tiene un juego sólido y adorado por millones de personas. ¿Eso es suficiente como para que este remaster sea perfecto? No y dista de serlo. Aquí estaba esa oportunidad de pulir mecánicas de combate y otros parámestros, pero se desperdició esa oportunidad.

Asimismo, el precio por la versión más básica de Diablo II: Resurrected es razonable y si lo tienes en el radar, adelante, no te lo debes perder. Tal vez lo ideal es jugar en PC por aquello de que su diseño está pensado para sacar provecho del ratón y el teclado, pero, el control en consolas cumplirá con la función, a pesar de no ser perfecto.

Jugamos Diablo II: Resurrected en PS5 con un código proporcionado por un representante de Blizzard en la región.