• compartir

Crítica: ‘Zack Snyder’s Justice League’ – 4 horas son suficientes para componer una mala película

Justice League

Tal vez es el momento de que Warner Bros. Pictures reconsidere de verdad qué hacer el universo DC en el cine

¿Cuántas veces vimos en tendencia el dichoso hashtag del Snydercut? ¿20? ¿30? ¿100? Parecía una protesta buscando una revolución que solo se podía llevar a cabo por Twitter porque los fans de DC estaban molestos con la versión de Justice League que hizo Joss Whedon.

Los fans de DC no estaban equivocados, la presión ejercida por las producciones de Marvel Studios exigían mejorar el ‘chiste’ de Martha de Batman v Superman: Dawn of Justice y hacer un producto que realmente valiera la pena con Justice League, pero, la oportunidad se había desperdiciado.

Ahora, las protestas se hicieron escuchar, la petición de los fans también llegó a oídos de los ejecutivos de Warner Bros. Pictures y con nada que perder, lo mejor era darle a Zack Snyder la oportunidad de hacer su versión de Justice League – ‘ahí para ver qué tal nos va’ -.

No hay que ser genios para saber que no hubo una promoción real para la versión de Justice League de Zack Snyder por su enemistad con Walter Hamada, así que, con sus propios recursos, esta película de 4 horas hace lo que una de 2 no pudo, brindar una historia digna a los fans de DC. ¿Por qué? Vamos a explicarlo.

Ahora Justice League cuenta con un mejor contexto

Una de las quejas principales de la versión de Justice League por parte de Joss Whedon es que no tiene ni pies ni cabeza. Como que intentó seguir la misma línea de siempre de Marvel Studios y el resultado fue contraproducente. No solo en los términos del producto, también en la producción en general por la incómoda participación de Geoff Johns.

La versión de 2017 Justice League tenía malos efectos, momentos y una producción realmente irregular. ¿Cómo terminó todo así? Solo Joss Whedon y los actores que filmaron sus escenas de nuevo lo saben. Con todo esto expuesto, ¿qué tanto se puede arreglar con un nuevo corte lleno de escenas enlatadas que había tomado Zack Snyder?

Justice League

Parece que todo ese contenido enlatado es suficiente para brindar un contexto más sólido a la odisea que representa Justice League, pero, bajo la visión de Zack Snyder. No es que se tratara de algo más oscuro, pretencioso e inteligente. Más bien era exhibir cuál era el reto real detrás de la construcción de la Justice League, pero con un rango de tiempo más amplio para lograr dicha proeza.

Las dos horas adicionales de la versión de Zack Snyder de Justice League brindan más historia y tiempo a los protagonistas para establecerse mucho mejor y no ir en una carrera contra el tiempo para entretener a la audiencia con velocidad. Todos esos huecos argumentales, ahora están mucho más sellados, solo era cuestión de brindar más tiempo.

También te recomendamos: Justice League de Zack Snyder ya tiene primeras críticas: ‘Es increíble, mejor que la original’

Ahora Ray Fisher tiene un peso real en la película

El problema que tuvo Justice League en su momento es que los personajes no tenían una película previa que los presentara, justo como sucede con el MCU. Hasta parecía que DC estaba haciendo las cosas al revés sacar los productos lo más rápido posible. Eso afectó al producto de Joss Whedon.

¿Qué sucede con Zack Snyder y su Justice League? Bueno, lo que muchos imaginan, cada uno de los protagonistas tiene un momento para exhibir cuál es su propósito. Bruce Wayne tiene el peso de crear a la Liga de la Justicia, Diana es una especie de fuerza imbatible que cubre el espacio de Superman y el resto del elenco va llenando su espacio con justificaciones reales.

Justice League

Claro, hay cosas que no son tan perfectas, porque, así como tenemos una gran historia entre Cyborg y su padre, tal vez el Flash de Ezra Miller no recibió una gran evolución, pero, sí un motivo sólido para establecerse. El paso a paso del desarrollo de cada uno de nuestros héroes; Wonder Woman, Batman, Aquaman, The Flash y Cyborg tiene un valor real en la película porque podemos generar una empatía con ellos.

Gracias a que entendemos mejor los motivos y que el filme ya no tiene tantos huecos argumentales, podemos digerir mejor la narrativa, muy a pesar de que el Zack Snyder’s Justice League dura tanto como una versión extendida del Señor de los Anillos.

Steppenwolf contra la Justice League

Uno de los problemas que tiene el corte de 2017 de Justice League es que Steppenwolf no tiene mayor peso en la trama más allá de ser el puente entre la Liga y Darkseid. ¿Por qué es así? ¿Cuál es el motivo? ¿Qué lo mueve para ser el malvado villano?

Una vez más, en 4 horas hay suficiente espacio para narrar un poco más lo que gira alrededor de la ‘tragedia de Steppenwolf’ dentro de Zack Snyder’s Justice League. Incluso su apariencia tuene algunos ajustes para que sea mucho más atractivo en lo visual. Gracias a esto, ya contamos con antagónicos más sólidos que pueden poner en aprietos a nuestros héroes.

Justice League

Ahora, el problema es que todo el peso recae en Steppenwolf; es ejecutor y ‘chalan’ a la vez y eso le resta peso. Claro, te lo pintan como un enemigo muy fuerte, aparte de que tiene un buen ejercito de su lado, pero, de ahí no pasa. Lo bueno y malo a la vez es también la adición de Darkseid.

Cuando en Justice League se manejó que Darkseid era el enemigo por seguir, todos los planes para este universo de películas se fueron abajo y ya no hubo nada. Ahora, el famoso Snydercut podría ser la luz al final del camino para que suceda esa continuación o no.

Más de lo que querían ver los fans, pero todo exceso puede ser contraproducente

Zack Snyder tuvo 4 horas para contar su visión de Justice League mientras que Joss Whedon solo contó con 2 horas. Por donde lo veas, Snyder tuvo para explicar, añadir, ejecutar a su placer, mientras que Whedon no. ¿Eso es pretexto para hacerlo mal? No debería ser así porque hay millones de películas bien contadas durante 120 minutos.

El caso es que en 4 horas tienes el tiempo suficiente para brindar un poco de todo; fan service para quienes esperaban peleas más épicas; desarrollo para comprender la psicología detrás de los protagonistas y villanos. Esto lo aprovechó muy bien Zack Snyder, quien peca muchas veces de ser muy visual y mal contador de historias.

Asimismo, tanto tiempo puede ser contraproducente, especialmente porque la película por momentos se siente muy pesada. Claro, el ritmo narrativo tiene una cadencia interesante donde hay espacio para decir cosas muy precisas. Digamos que en 4 horas podrían tener pláticas de relleno, pero aquí no sucede eso.

Vamos, la audiencia tiene que estar mentalmente preparada para sentir que va a la mitad cuando apenas lleva hora y media de película. Lo que sucede después es que viene una persecución por todos los detalles que se van revelando a lo largo de una película que tiene mucho que contarte para que no te quedes con dudas.

Un formato un tanto extraño

El Snydercut de Justice League tiene una presentación poco común. A diferencia de la entrega original, aquí tenemos un aspecto 4:3 en vez de 16:9 o ‘widescreen’ como suele usarse comúnmente en el cine. Sí, es un detalle extraño y que tal vez la audiencia no acabe de comprender. Incluso en más de una ocasión esperar que la pantalla se llene, pero nunca pasa.

El lado visual es destacado, no hay momento donde la película luzca mal, incluso los momentos añadidos van acorde con la película. Aquí no hay queja. Lo que sí es un hecho es que no vemos efectos para competir por alguna clase de premio de la academia.

Justice League

La banda sonora y la mezcla de audio también cumplen, incluso podríamos decir que es lo único que no bajó de calidad en las dos versiones fue la música. Digamos que es lo más rescatable y que merece ser escuchado una y otra vez porque viste los momentos más épicos de un modo espectacular.

Con todo esto establecido, es hora de resolver la duda existencial que hasta los más escépticos se hacen…

¿Deberías ver Zack Snyder’s Justice League?

Sí, ¿por qué? No es la misma película. Las conclusiones son distintas, las extensiones del universo son mucho más amplias y hasta tiene sentido la creación de la Justice League como una unidad que hará frente a una amenaza más grande. Claro, el problema es que Warner no decidió seguir el camino de Marvel de crear un héroe a la vez, los metió a todos de golpe.

Ahora, ya vimos Aquaman, también Wonder Woman y nos faltó una película con Ben Affleck como Batman, pero no todo se puede en esta vida. Si tomamos esa base, incluso la de Shazam, Justice League tiene todavía mucha más coherencia, sentido y más ambiciones.

Las cuatro horas de Justice League valen la pena, pero, también traen castigos. Sientes que la película se acabará a la hora y media, pero, para sorpresa, se extiende y comienza a llenar todos los huecos y dudas alrededor de la gran mayoría de los personajes. Incluso se da la oportunidad de fantasear con el desastre, pero, al final, es solo eso.

Es una producción que vale la pena ver con toda la comodidad que se pueda, porque puede ser una experiencia muy cansada. La podrás ver en servicios como Cinepolis Klic o Apple TV.