Reseña: Imp of The Sun – Un metroidvania latino de leyendas incas

El formato metroidvania es uno que, por supuesto, está explotado hasta más no poder. El plataformeo es algo que ya casi asimilamos como natural y por ello, pareciera, muchos títulos de este tipo pasan desapercibidos y eso es una lástima, porque Imp of The Sun es una maravillosa experiencia nutrida con mitología peruana e inca, que por supuesto son gran parte del cosmovitral latino.

Imp of The Sun bebe mucho de su base mitológica para construir esta historia y es tal cual como tenemos al protagonista y sus mecánicas, que son simples pero que permiten una gran interacción respecto al mapa y cada laberinto, rompecabezas o combate que presenta.

Este juego desarrollado por Sunwolf Entertainment en su debut como estudio de videojuegos, nos lleva por la aventura de Nim, un diablillo esbirro del Sol, deidad principal en la cultura Inca, que será quien deba encargarse de restaurar el equilibrio de este mundo, en el que sus distintos dioses tomaron por asalto para buscar quedarse con él.

Los escenarios de Imp of the Sun son tan grandes como la mitología inca | Fuente: Sunwolf Entertainment

La forma en que podemos avanzar en sus mapas es solo a través del conocido y clásico parkour de los metroidvenia, moviéndonos entre plataformas y, por supuesto, su giro es utilizar la luz y características del fuego y el Sol para representar tanto sus poderes y habildiades, como el progreso del juego.

Te recomendamos: Kirby 64 llega a Nintendo Switch con un look mejorado

Nim es capaz de utilizar la energía del Sol para regenerar vida, así como para desplegar algunos poderes, pero también para moverse entre los mapas. Al igual, al ser este un mundo en el que el poder del principal dios inca se encuentra debilitado, los puntos de luz son necesarios para que Nim tenga puntos de reposo, donde tanto puede recargar su barra de poder como su vida.

Este mundo tiene cuatro regiones principales, en las que Nim tiene que enfrentarse a las diferentes deidades naturales incas, que son representadas por el desierto, las montañas, la selva y el inframundo. Cada uno de los jefes también está basado en otro elemento primordial de la mitología peruana, no solo en el concepto, sino también en los diseños.

Los jefes de Imp of the Sun están inspirados en antiguas deidades incas | Fuente: Sunflower Entertainment

Imp of the Sun, más concepto que juego

En este punto es donde me toca ser cruel… pero justo, porque a pesar de lo maravilloso que me parece el fondo de Imp of the Sun, el resultado en el todo como juego deja varios huecos que no son tan fáciles de llenar con el asombroso diseño de personajes o la maravillosa utilidad que le da a la cultura del imperio más grande que tuvo Mesoamérica.

Las mecánicas son simples y bien logradas; ese es tal vez su mayor acierto, pero se nutren de un sistema de mejoras que no hace precisamente sentido, ya que no asigna una complejidad extra a los niveles diseñados o en sí mismo al sistema de mejoras. Solamente toca comprar y ya. También este árbol de habilidades se siente más una excusa que un elemento clave en el desarrollo de Nim.

Nim puede transportarse entre los reinos gracias a la muerte | Fuente: Sunflower Entertainment

Por otro lado, las animaciones no corresponden a la magnificencia del arte visual que tiene como complemento. Sí, son piezas muy bien ensambladas a nivel conceptual, pero al verlas desarrollarse en la pantalla, pierden mucho. La fluidez está centrada en cosas muy específicas, lo cual es entendible pero sí hace más complicada la misma experiencia.

Por otro lado, es claro que las exigencias también son diferentes. Se trata de un pequeño estudio que debuta y también eso significa un presupuesto mucho más reducido que el que grandes firmas y empresas pueden otorgar.

Imp of the Sun sí dice más en su concepto que su juego, pero la verdad es que aún así la narrativa que sigue es fundamental para poder verlo como tal. Si bien un juego necesita de esas cosas que el dinero puede comprar, como animaciones grandilocuentes, mecánicas pulidas hasta el mínimo frame o incluso una campaña de marketing enorme, la base de un juego tiene que ser él mismo.

La pequeña historia que nos cuenta es una que nos remonta al imperio inca y a ver de una forma menos dolorosa que a Pizarro y las matanzas, la caída que experimentó, pero el cómo permea entre cada una de las regiones que componen Perú.

Al igual que los imperios de centroamérica como el mexica, la cultura peruana pasó por un proceso de sincretismo que hace que sea lo que hoy es. Sin embargo, no es posible entender el paso de la era prehispánica al día de hoy sin ver a sus dioses a la cara, aunque sea en forma de diablillo.

Reseñamos Imp of The Sun con código de Nintendo Switch proporcionado por un representante del publisher en al región.

Comentarios
IndieNintendo Switch