• compartir

Reseña: ‘Twin Mirror’ – A veces las cosas no salen tan bien con los mejores estudios

Twin Mirror

Twin Mirror

6

Jugabilidad

6.0/10

Historia

6.5/10

Gráficas y sonido

5.5/10

Positivo

  • La idea suena interesante
  • La investigación es entretenida
  • La mente de Sam

Negativo

  • La animación de los personajes es muy pobre
  • Debería prestarse para más finales
  • Las elecciones son limitadas

Después del éxito con Life is Strange, uno espera que Dontnod haga una obra maestra tras otra y simplemente no se puede

Desde que las cosas no salieron con Remember Me, Dontnod se especializó en juegos de aventura gráfica con su exitoso Life is Strange. De ahí en adelante se fue bajo la misma línea con The Awesome Adventures of Captain Spirit, Life is Strange 2, Tell Me Why y ahora con Twin Mirror.

El concepto es interesante, ya que pone a un periodista con dotes de investigación en un escenario adverso del cual se ve complicado que pueda salir. La investigación, el desarrollo de las ideas, las soluciones mentales, todo tiene un atractivo que funciona como diferenciador de otros juegos con una estructura parecida. Twin Mirror tiene alma, pero le falta algo.

Lo que sucede con Twin Mirror es lo que siempre pasa con las ideas mal ejecutadas o que se sienten a la fuerza. La experiencia de Dontnod está presente, sin embargo, se nota que el proyecto no tiene el mismo sentimiento que otras producciones como Life is Strange o, en su defecto, Tell Me Why.

Como no te va a odiar medio mundo si rompiste su economía

Twin Mirror te pone en el papel de Sam, un periodista que se fue de u pueblo natal para ejercer su carrera. Este protagonista se ve en la necesidad de volver al lugar donde creció debido a la muerte de su querido mejor amigo. Regresar no parece tan complicado, especialmente porque es muy fácil ir al funeral, estar con las personas que andan triste y regresar a la vida normal.

El problema es que Sam no se fue en los mejores términos de Basswood, el lugar donde inició su carrera como periodista. En una de sus investigaciones expuso la corrupción detrás del negocio principal de su pueblo. A eso debemos añadir que su relación fallida con su exnovia le dejó cicatrices. Sin embargo, la vida con su mejor amigo no fue tan mala y por eso regresó.

Twin Mirror

Todo esto no suena nada mal, incluso suena al tradicional contexto de una historia de una película que podrías ver en la década de los 90 a través de HBO. Lo que da personalidad a Twin Mirror es su mecánica de juego. Sam tiene una mente que piensa demasiado y te adentras en un mundo, una especie de zona donde el pensamiento es muy personal.

Aquí Sam tiene un gemelo imaginario con el que habla y discute todo el tiempo. Este ser lo pone en jaque en cuanto a la toma de decisiones. Lo cuestiona, regaña y le activa una especie de ‘switch’ que lo deprime. Esto, en el mero contexto lo hace interesante, pero, el desarrollo es bastante pobre.

También te recomendamos: Among Us: ¿Toda la tripulación está llena de impostores? Esta teoría lo explica

Otro juego de aventura gráfica

La mecánica de juego es muy simple; manejas a Sam desde el inicio y lo mueves de un punto a otro. Ahí comenzará a hablar solo y comenzará a soltar un dato tras otro. Que la ciudad era horrible, sus conocidos un asco, todo estaba mal y te da a entender que por eso se fue, sin embargo, cuando empiezas a explorar sus recuerdos, todo comienza a tener sentido.

Cuando te acercas a un punto o lugar, se abrirá la opción de presionar un botón y escuchar alguna clase de diálogo. Ahí es donde aprendes más de la relación entre Sam y la ciudad de Basswood dentro de Twin Mirror. Cuando hay que ponerse a deducir alguna escena, debes de moverte, investigar y relacionar pistas  para llegar a conclusiones.

Twin Mirror

Cuando hablas con otros personajes, te enfrentas al inevitable momento de tomar elecciones que van a afectar el desarrollo de la historia de Twin Mirror. Como siempre, las opciones son para confrontar o guardar cierta mesura, ahí el juego no se rompe la cabeza y se dedica a ir por una especie de línea segura. Claro, también te puedes quedar callado y dejar las cosas un poco más incómodas.

El problema son las elecciones

Las elecciones dentro de Twin Mirror son realmente sosas, por no decir carentes de desarrollo. Siempre es A o B. Pocas veces contamos con más de tres opciones para que la historia tenga un desarrollo tal cual. Por este tipo de detalles es que vemos conversaciones que van en dos direcciones nada más.

Si el juego tuviera un guion mucho más desarrollado, podríamos contar con un juego mucho más robusto y el apoyo de personajes que te van a dar mucha más información para indagar cualquier investigación. Ahora, el motor que mueve a Twin Mirror es que despiertas con la idea de que mataste a alguien y vives con una culpa que no puedes soltar.

Esta clase de presión vuelve por momentos a Twin Mirror en algo entretenido, porque en todo momento buscarás averiguar qué rayos pasó y por qué la situación está tan desfavorable para ti. Claro, si los personajes con los que hablas tuvieran una mejor animación, la experiencia de verdad sería mucho más sólida, detalle que no sucede.

Solo existe una solución para continuar jugando Twin Mirror

El apartado más sólido dentro de Twin Mirror está en cómo vas componiendo los escenarios. En los primeros momentos a la hora de investigar qué sucedió, vas componiendo todo lo que sucedió tratando de desarrollar los hechos para encontrar las respuestas.

Examinas puntos, revisas pistas y luego ejecutas una especie de repetición instantánea. Ojo, todo esto se reproduce dentro de la mente de Sam, detalle que vuelve a Twin Mirror único. Ahora, en la ejecución suena bastante bien, pero, el principal problema es que solo hay un camino y hasta que lo haces bien, sigues adelante.

Esto le quita chiste a Twin Mirror porque un juego de aventura como este debería contar con ramificaciones mucho más solidas y una buena diversidad de conclusiones para que sientas la presión de poder fallar en cualquier momento. Con todo esto en mente, solo vas a dirigirte a un destino que no puedes manipular como quisieras.

Claro, el desarrollo de la historia puede entregarte dos conclusiones muy cantadas, pero llegar a ellas tiene su chiste y tal vez el único motivo por el que decides seguir adelante.

El hermano gemelo es una gran idea

Sam, el protagonista de Twin Mirror tiene una especie de hermano gemelo que vive en su mente y lo cuestiona todo el tiempo. Incluso le pide que se levante y defienda, siendo una especie de motor para el autorespeto, sin embargo, por lo general es como tratar como con un abusador y las cosas no salen tan bien.

Ahora, Sam parece que está al borde de la locura, primero porque escuchas todo lo que piensa, es como si tuviera una opinión hasta para las cosas más inverosímiles, y segundo porque ese hermano gemelo lo está exhibiendo y lavándose las manos a cada rato pues le argumenta al protagonista de Twin Mirror que él solo es un producto de su mente.

Twin Mirror

Digamos que no tenemos una especie de esquizofrenia controlada que requiere de la ayuda de algunas pastillas medicadas. Todo cobra sentido cuando entiendes que este personaje está al borde la autodestrucción. El problema es que la carente expresión de su entorno hace de la experiencia de juego algo aburrido y sin sentido.

Twin Mirror no es un portento gráfico y tampoco una maravilla

Twin Mirror no se ve nada mal, incluso la versión de PC luce bastante bien, el problema es que las animaciones, expresiones y diálogos de los personajes se sienten toscos, acartonados, como si no tuvieran nada especial. Esto arruina por completo la experiencia de juego.

La animación es un elemento tan básico en esta clase de experiencia de aventura que es difícil de comprender por qué es que salen tan mal. La verdad es que o necesitaba un poco mas de desarrollo o un mejor control de calidad para que el juego no se viera así.

Twin Mirror

Eso nos lleva a las actuaciones de voz. Aquí es donde vuelve a haber más fallos, especialmente porque todo suena muy bien, pero, pierde toda gracia cuando ves a los personajes moverse como robots. Es una pena que no se hayan puesto más exigentes con este apartado.

¿Deberías comprar Twin Mirror?

Como ya lo mencioné, tal vez esperábamos más de Dontnod, especialmente cuando Tell Me Why fue reciente y que entregó mucho. Ya no se diga de lo que las entregas de Life is Strange. ¿Qué pasó? Bueno, tal vez hubo más tiempo para poner obvias referencias a Pac-Man que para dejar un juego que valga la pena.

En realidad, necesitas ser muy fan del género y ver a Twin Mirror en alguna clase de oferta para comprarlo, porque si no es así, no tiene caso que te vuelvas loco para obtenerlo. Es una pena que este título de Dontnod se quedara tan corto porque se ve que podía ofrecer algo más.

Jugamos Twin Mirror con una copia de PC proporcionada por un representante del publisher.