Seguirá el desabasto de consolas: Los chips estarán agotados hasta 2023

Es posible que la escasez de chips para consolas como PS5 y Xbox Series X|S no termine en 2022, sino que siga hasta el 2023

Si pensabas que el problema de la falta de chips avanzados para consolas como PS5 y Xbox Series X|S se remediaría en el 2022… quizá lo mejor es que te sientes y leas lo que viene a continuación.

Lo que sucede es que la falta de estos componentes podría extenderse hasta el 2023 y quien lo dice es alguien con suficientes conocimientos al respecto. Es nada menos que Pat Gelsinger, CEO de Intel, y fue en una conferencia de prensa.

El dirigente de Intel y el futuro de las consolas

Lo que Gelsinger comentó primero fue ‘la escasez general de semiconductores es bastante significativa y la industria del ramo crecía aproximadamente un 5% por año antes del COVID[-19]’.

Continuó diciendo que la enfermedad ‘interrumpió las cadenas de suministro, lo que hizo que se volviera negativa’. Eso ha provocado un severo desbalance entre la oferta y la demanda de los chips empleados por las consolas de Microsoft y Sony.

PS5 y Xbox Series X: El mayor peligro de la next gen no es la reventa, es la crisis de procesadores

Pat Gelsinger destacó ‘la demanda se disparó un 20% año tras año y las cadenas de suministro interrumpidas crearon una brecha muy grande… y esa necesidad explosiva ha persistido’.

Algo que también comentó es que toma tiempo construir instalaciones para satisfacer los requerimientos de los consumidores. Intel está construyendo nuevas fábricas en Arizona y Nuevo México. Espera que haya más por venir a los Estados Unidos y Europa.

PS5 y Xbox Series X|S seguirán teniendo problemas

Hasta hace poco las cosas pintaban de una forma más optimista. Quien habló al respecto fue la CEO de AMD, Lisa Su. En octubre pasado señaló que la escasez de chips podría terminar hacia finales de 2022.

A final de cuentas tanto ella como su homólogo de Intel mantienen que el problema seguirá. Mucho se debe a la dependencia de semiconductores asiáticos de Occidente. La diversificación de fábricas debería ser la prioridad.

Es decir, que no todas las plantas de chips de consolas deberían estar en dichas naciones. Ese es el problema de centralizar demasiado la producción y ahora tanto el PS5 como el Xbox Series X|S sufren las consecuencias.

Y desde luego, quienes quieren comprar alguna de estas consolas. Quizá lo que dijo el CEO de Intel cambie conforme pasen los meses. Aunque con el arribo de la variante ómicron del virus mejor es estar preparado.

Fuente.

Comentarios
IntelPCPS5Videojuegosxbox series x