Reseña: Chrono Cross: The Radical Dreamers Edition – Nostalgia indescriptible

¿Qué estabas hacienda en 1999? ¿Ya habías nacido? ¿Jugabas con el Super Nintendo de tu hermano mayor? Si te tocó vivir el paso entre el siglo XX y el XXI, de seguro viviste un poco de todo. Una transición entre un Internet lento como la llegada de la quincena y bombardeo de información. Entre todo eso estaba Chrono Cross.

Esta secuela de Chrono Trigger propuso un juego que le llegó a toda una generación que tuvo un PlayStation. De seguro mucho de los que lo jugaron ya habían pasado títulos como Final Fantasy VII, VIII y hasta Lunar. Una secuela del mítico título del mítico juego de Super Nintendo que nació de la mente de Akira Toriyama, Hironobu Sakaguchi y Yuji Horii sonaba bastante bien, ¿No?

Chrono Cross tenía nuevas mecánicas de juego, un escenario distinto y una propuesta fresca para los RPG de la época. Eso sí, era confuso como muchos juegos de aquella generación. La historia iba lenta, con objetivos muy específicos y te podías perder sin problemas si no ponías atención a lo que estabas haciendo.

Volver a jugar este título no era una tarea imposible. Si tenías un PS3, podías comprarlo a través de la PlayStation Store y disfrutarlo en un televisor HD con un escalado más o menos decente. Pero, si dejaste esa experiencia rondando entre 1999 y 2003 – por tan solo poner una fecha -, entonces ese recuerdo que tienes es ciertamente borroso.

¿Qué es Chrono Cross: The Radical Dreamers?

 Primero que nada, hay que definir a este título por lo que es: un remaster. Esta clase de propuestas técnicamente reviven un juego de hace varias generaciones, lo retocan y hacen que lo puedas disfrutar una vez más con el hardware para el que son lanzados.

Muchos de los títulos de aquel entonces, que ya apostaban por una presentación 3D, sufrían mucho en lo visual, pero, de alguna manera, todas esas limitaciones se sorteaban y muchos juegos dignos eran creados. En el preciso caso de este título, es posible apreciar que aún se cargan los problemas del pasado y eso es tan sencillo de digerir.

Gráficamente, Chrono Cross era digno y tenía una paleta de colores ciertamente colorida y que explotaba las bondades del PlayStation en aquel entonces. Jugarlo en un televisor de alta definición o, con un poco de suerte, 4K. La experiencia visual es buena, pero también se siente extraña porque, claramente, no es de esta época.

Un remaster no solo viene acompañado de personajes retocados o mundos corregidos para caber en una pantalla más grande, también viene con algunas mejoras de calidad de vida y Chrono Cross: The Radical Dreamers Edition no es la excepción. Puedes moverte más rápido, desactivas los combates al azar y mucho más.

Las mejoras en la calidad de vida son clave para que vuelvas a jugar

En estos momentos, aunque varios amigos tuyos que jugaron los Final Fantasy de NES digan lo contrario, no hay manera de volver a los RPG por turno de la década de los 90s. Claro, puedes mentalizarte y jugar Dragon Quest XI y tener toda la paciencia del mundo, pero, si la fórmula no es sólida, o atractiva, ¡olvídalo! Te debe gustar el sufrimiento.

Revivir Chrono Cross – o tal vez Final Fantasy VI – puede ser un problema en estos momentos. Por eso, Square Enix metió una serie de ajustes que hacen a esta versión mucho más amigable, especialmente para aquellos sin tanto tiempo libre. Ya te contamos que el juego corre mucho más rápido gracias a un “fast forward”.

También tenemos un “battle boost” para que las batallas sean mucho más sencillas. A eso añade batallas automáticas que te dan los comandos correctos para salir avante. Esto ayudará a que subas de nivel de un modo mucho más sencillo y sin que te hagas bolas. A esto debemos añadir que puedes desactivar las batallas al azar con los monstruos.

La calidad de vida impuesta en Chrono Cross: The Radical Dreamers Edition es bastante buena y hace que la experiencia de juego sea mucho más ágil. Vamos, te recuerda que cuando eras joven el tiempo te sobraba para jugar y que no te importaba perder horas en algo que ahora se puede disfrutar de un modo más rápido.

Los experimentos que tuvo Chrono Cross

Chrono Chross viene con un sistema de colores que no es tan fácil de comprender a la primera. Por eso debes poner mucha atención a todo, porque si no, te vas a hacer pelotas. Este es un sistema de afinidad donde se asignan uno de seis colores a los personajes del juego. Tienes que ponerlos en un orden opuesto: blanco con negro, rojo con azul y verde con amarillo.

Esto puede ayudarte a que tus ataques sean más fuertes y puedas derrotar a los enemigos de un modo mucho más sencillo. Vamos, así eran los JRPG durante la década de los 90 y, especialmente, con el PlayStation. Traían cosas muy propositivas y esta se quedó en eso porque no la vimos replicada de nuevo.

La canción que viene el soundtrack original de Chrono Cross.

Los experimentos no solo caían en el sistema de juego, también en los personajes los cuales variaban muchísimo entre sí. Kid y Serge eran todo lo contrario. Tanta variedad da pie a que te pongas a darle más de una vuelta a este título en particular, justo como paso con Chrono Trigger.

La historia no es tan digerible con Chrono Cross, tiene muchos huecos argumentales que se dejaban a lo que pensara el jugador. Era para lo que había en aquel entonces, realidades alternativas, accidentes locos y un brinco entre dimensiones que se prestan perfectamente a la confusión en general. Si no pierdes el hilo de la historia, es porque ponías atención en clase.

También te recomendamos: ¡Está de vuelta! Chrono Cross: Radical Dreamers Edition llegará a Nintendo Switch

Gracias por Radical Dreamers

Sí, Chrono Cross es un objeto de experimentación en el que Squaresoft buscaba salirse de un área de confort porque en aquel entonces era posible. El margen de error era muy amplio y no tan costoso gracias al PlayStation. Ahora, el regreso de este título está acompañado de una maravilla llamada Radical Dreamers que, sinceramente, pensamos jamás iba a volver.

Radical Dreamers era un juego del Satellaview que nunca salió de Japón y, supuestamente, servía como una especie de puente entre Chrono Trigger y Chrono Cross. Gracias a su historia, era posible conocer las conexiones entre ambos juegos. Lo mejor de todo, es que ya no se quedará como una pieza perdida en el recuerdo, ya puedes jugarlo y de manera comprensible.

También recuerda que se trata de una aventura de texto, así que vas a sentir que es una experiencia escueta o que no tiene gran valor, a pesar de que tomas muchas decisiones. La verdad es que sí debes darle una oportunidad, porque este título ya no depende de una conexión a Internet como para que la disfrutes.

El combo de Chrono Cross con Radical Dreamers fue una gran decisión por parte de Square Enix y da mucho gusto que se hayan aventurado a poner todo en un solo paquete. Con todo esto, debemos resolver la siguiente e importante pregunta:

¿Deberías comprar Chrono Cross: The Radical Dreamers?

Square Enix ha balanceado de un modo interesante sus lanzamientos, así como publica un remaster de un juego de SNES, nos trae una propuesta totalmente nueva o la secuela de algún otro juego. Así muestra que hay variedad para atender a todos los gustos. ¿Qué pasa con Chrono Cross: The Radical Dreamers Edition?

Chrono Cross: The Radical Dreamers Edition es un paquete muy especial que revive uno de los juegos más queridos de la era del primer PlayStation. El problema es que es un título, que al igual que muchos otros de la época, no envejeció muy bien que digamos. Tiene muchos ajustes de calidad de vida, los personajes lucen muy hermosos, pero también se siente viejo. Eso sí, revivir Radical Dreamers fue la mejor decisión de todas.

¿Deberías comprarlo? Sin lugar a duda, siempre y cuando lo veas en formato físico. En digital está bien, pero preservarlo no será sencillo, y Radical Dreamers merece vivir de alguna manera sin temor a que desaparezca. Consíguelo físico si estás dispuesto a darte el gusto de jugar de nuevo Chrono Cross.

Jugamos Chrono Cross; The Radical Dreamers Edition en su versión de PS4 a través de la retrocompatibilidad de PS5 con un código proporcionado por un representante de Square Enix en nuestra región.

Square Enix