Reseña: Echo Show 15 – La Alexa definitiva para la vida moderna

El mundo de las asistentes virtuales sigue siendo verde, pero cada vez parece que toma forma más allá de solo robots con respuestas programas. Sin embargo, todo sigue algo lejos, aunque el Ehco Show 15 nos acerca un poco más a ese futuro que Los Supersónicos y Blade Runner nos prometieron.

Amazon tiene su dispositivo definitivo en el Echo Show 15 | Fuente: Amazon

Comencemos por decirlo sin duda alguna: este es el mejor dispositivo Echo que hay. No hay duda y no hay discusión al respecto. Las razones las iremos discutiendo a lo largo de esta reseña, pero es necesario dejarlo por sentado, porque a pesar de su precio, las posibilidades como asistente que ofrece, no tiene comparación con los demás dispositivos de Amazon.

Alexa no puede ser solo voz

La línea de asistentes virtuales de Amazon Alexa lleva ya bastante tiempo en el mercado, ofreciendo soluciones para smartdevices y smarthouses. Sin embargo, estos no se detuvieron en el simple asistente por voz en una bocina y desarrollaron la línea Echo Show, un dispositivo que incorporó una pantalla que logra hacer más visual la experiencia.

Estos tienen varios diseños y tamaños, siendo el Echo Show 15 su versión más grande y la que más hace sentido dentro de los asistentes virtuales con pantalla, puesto que la información y las necesidades que puede cubrir solo cobran relevancia cuando tenemos una pantalla como esta dispuesta a servir tanto de soporte gráfico, como de experiencia de uso.

Y esta es la evolución natural del dispositivo. Aunque, claro, sería ideal poder hacer todo sin tener que depender de un intermedio táctil, la realidad tanto de la tecnología actual como de las formas de consumo, son enteramente visuales. Desde nuestros smartphones hasta nuestros televisores, requerimos de ese tipo de información para cotejarla y manejarla.

Aquí es exactamente donde el Echo Show 15 brilla y es que finalmente también es como este se integra dentro de nuestro hogar, ya no como una bocina más o una pantallita que se muestra ahí, en ese estante al que casi no volteamos. Este dispositivo se hace presente y te exige usarlo, te exige tenerlo como parte de tu día a día.

El diseño, la principal ventaja del Echo Show 15

Contrario a sus hermanos de línea, esto Echo Show tiene una pantalla de 15.6 pulgadas y un procesador nuevo, el Amazon AZ2 Neural Edge, que si bien no es precisamente muy poderoso, sí cuenta con nuevas tecnologías de procesamiento para inteligencia artificial, sobre todo en tareas de reconocimiento facial y de voz, que son las más importantes para una asistente virtual.

Estos aspectos existen en las demás versiones, pero en ninguno se siente como este y todo está, nuevamente, en las decisiones de diseño, que ahora más que mostrarlo como una pantalla alterna para mostrar un poco de imagen, se muestra como una especie de marco, que puede orientarse tanto vertical como horizontalmente.

El diseño del Echo Show 15 lo convierte en una utilidad clave para el hogar | Fuente: Amazon

Su diseño no es intrusivo, y salvo por su cable de carga (un tanto desproporcionado y fuera del diseño general), se integra perfectamente en cualquier ambiente hogareño. Por otro lado, su pantalla FHD es suficiente para cualquier tarea y el display táctil es bastante responsivo y veloz.

Integrarla en el hogar es el primer paso, pero evidentemente como producto también tiene grandes avances, que la hacen precisamente eso: un verdadero asistente; y es que cuando pensamos en asistentes virtuales, tal vez nos viene a la mente escenas de ciencia ficción en las que la tecnología hace todo por nosotros. Sin embargo, lejos de eso, tenemos que verlas como un complemento a servicios que ya tenemos y que usamos en ese día a día.

Te recomendamos: La serie del Señor de los Anillos en Amazon por fin tiene nombre y fecha de lanzamiento

La fórmula clásica de los dispositivos Echo es sencillamente servir como un enlace en comandos de voz para estas tareas, cosa que se asume como tradicional, pero que evidentemente en la práctica es insuficiente porque estas tecnologías siguen verdes, siguen sin despuntar y entregar ese mundo de ficción que nos prometen.

En tanto que eso no ocurra, lo que tenemos es esto: un dispositivo multimedia que reproduce tanto tareas de audio como de video y las complementa con todos los servicios de asistencia que Amazon ha desarrollado a lo largo de los últimos años.

Realizar listas, recordatorios, poner temporizadores, realizar o rastrear una compra, es ahora más fácil que nunca y el soporte visual ayuda a tenerlas bien controladas no solo en los dispositivos que ya tenemos, como un smartphone o una tablet, sino en el mismo Echo Show 15. Y aquí es donde volvemos al diseño y es que el que sea tan grande la hace necesaria de usar. Es difícil ignorar un dispositivo como este, algo que es evidentemente mucho más sencillo de dejar pasar en pantallas más pequeñas que bien pueden ser sustituidas por los productos que vienen antes de este.

Su presencia es notoria, pero se mimetiza con su entorno | Fuente: Amazon

Y a esto también le tenemos que sumar lo que Amazon Alexa y los dispositivos Echo ya hacen bien, como la integración de skills que se representan perfectamente en este tamaño de pantalla, ya sea para seguir una receta de cocina o para seguir las noticias del día a día.

Los asistentes deben ser un complemento, no un concepto

Sinceramente, el mundo de los asistentes virtuales me parece uno de los más fallidos en el mercado de tecnologías de consumo actuales. No porque no funcionen, sino porque estas se han esmerado en mostrarse como un concepto de producto propio, cuando en realidad deberían estar integrados como lo que su nombre indica: asistencia.

Ya sea a través de smartphones o de otros dispositivos, los asistentes como Siri u Ok Google brillan cuando no se notan y todos estos se notan cuando se trata de usarlos en los dispositivos dedicados a este concepto de consumo (que no de tecnología). Los Homepod de Apple, el Google Nest y los Echo de Amazon son sencillas bocinas, que se complementan de un servicio que ya existe por fuera.

Los asistentes virtuales siguen una línea sencilla y poco eficiente

Basta sencillamente ver el camino que tomó Sonos para entender por qué es necesario repensar este tipo de productos y es porque la asistencia es una herramienta, no precisamente un producto en sí. Si bien se han comercializado fácilmente por los precios y la novedad que representan, poco a poco este servicio necesita nuevos horizontes y esos los podemos ver más claros en la Echo Show 15.

Con este nuevo dispositivo, podemos realmente hacer uso de contenido multimedia y sacarle más provecho a skills que requieren de imagen. Esto no ayuda solamente a visualizar mejor, sino que la experiencia se siente completa.

Mientras que la inteligencia artificial y las redes neuronales para desarrollar a Alexa siguen mejorando, lo que tenemos es un complemento para nuestro uso, en el que tanto podemos poner música en Spotify, Películas en Netflix y videos en YouTube, también disponemos de herramientas que eliminan pasos en nuestro día a día, que es lo que requerimos de estas tecnologías.

No olvides comentarnos en las redes sociales de TierraGamer o unirte a nuestro servidor de Discord para seguir la conversación.

Comentarios
AlexaEco Show