GLITCH: Tanjiro es un protagonista aburrido, pero eso es bueno

Su sola y sencilla existencia da pie a algo más grande

Es muy probable que tú también estés a bordo del expreso del hype con Kimetsu no Yaiba y su animación deslumbrante, pero dentro de esas cosas incómodas que luego nos gusta evitar, debemos aceptar que Tanjiro es en realidad un protagonista muy aburrido.

Pero a ver, tranquilo. Deja de escribir ese comentario con más insultos que los que podría haber en un capítulo de South Park. Que Tanjiro sea aburrido es algo bueno… de alguna manera.

Partamos por el principio como los buenos cristianos. Kimetsu no Yaiba es un anime prototípico que, en muchos sentidos, ocupa los tropos clásicos del shonen y las historias de peleas para darnos una historia simple que brilla por sus detalles, no por su originalidad.

Te recomendamos: Kimetsu no Yaiba: ¿Quién es el demonio que sale al final de la segunda temporada?

Es decir, tenemos enemigos organizados bajo la sombra malvada de un villano omnipresente, un huérfano venido de la nada que se convierte en héroe de la noche a la mañana y poderes ocultos cercanos al villano principal. Eso ya se ha visto tantas veces que verlo una vez ni es raro ni tampoco sorpresivo.

Tanjiro, el héroe perfecto | Fuente: Shueisha

Pero el caso de Kimetsu no Yaiba es especial, porque para poder lucirse en sus detalles, construyó este mundo tan fácil de digerir para los fans con flojera intelectual y que no pueden superar que Naruto terminó hace años, para meternos al bello mundo de la reflexión y el análisis del discurso.

No vamos a ahondar en eso porque aquí no es la escuela, mejor ponte a estudiar que ya estás muy grandecito para alegrarte por un siete. Pero bueno, regresando a lo que te truje, Chencha, luego de tres arcos puedes notar que Tanjiro es un protagonista al que todo le sale bien. Es bueno, valiente y valeroso y dice siempre la verdad, es fuerte, poderoso y sabe resolver todo con el poder del amor que le tiene a su hermana y esa ética inquebrantable de amor a sus ideales.

Es en todo sentido un héroe perfecto, lejano de la realidad que presenta Koyoharu Gotoge en todo lo demás que rodea a Kimetsu no Yaiba, y esto tiene una razón clara: Tanjiro es el contraste brillante del idealismo contra la oscura y pesada realidad, que esconde su mugre tras una máscara bondadosa, que cuando se rompe es un circo de contradicciones que solo podemos comprender a través de nuestro protagonista perfecto.

El mundo de los demonios no es muy diferente de nuestro mundo. Ese en el que la maldad se refleja en el día a día, en los vicios y las obscenidades que vemos como cosas normales solo se pueden enfrentar cuando alguien desentona y nos grita que lo que está sucediendo frente a nosotros no es algo normal.

Tanjiro es uno de los protagonista más aburridos… y eso es bueno | Fuente: Ufotable

Sin embargo, esto no es solo lo que hace Tanjiro. En su perfección narrativa, consigue también hacernos visibles las razones que existen detrás de eso, que están representadas siempre por Muzan, y que en otras obras que tienen el mismo planteamiento no vemos.

La razón para que Tanjiro sea este ser perfecto es para que cuando llegue el momento, pueda hacerse a un lado y escuchemos esos claroscuros incómodos, que generalmente son las historias de dolor de los demonios, pero también los gritos de aquellos que exigen salvación, paz y libertad.

Sí, nuestro cabeza dura favorito es aburrido, pero eso es bueno y es necesario para que Kimetsu no Yaiba pueda ser mucho más que solo la bella animación de Ufatable.

¿La humanidad está condenada? No olvides comentarnos en las redes sociales de TierraGamer o unirte a nuestro servidor de Discord para seguir la conversación.

AnimeGlitchKimetsu no YaibaTanjiro Kamado