Akira Toriyama se inspiró en este cuento tradicional chino para crear Dragon Ball

Las raíces de esta longeva y épica aventura te sorprenderán

Una de las series de anime más longevas de la historia es Dragon Ball, la obra más importante de Akira Toriyama y una de las razones por las que tu mamá te regañaba por “andar viendo al kokún”. Pero, ¿conoces el origen de esta obra? Las historias de Gokú y compañía se remontan hasta la legendaria cultura china.

Akira Toriyama era un fanático de las películas de Bruce Lee y Jackie Chan, dos de los maestros de las artes marciales. Esta pasión lo llevó a crear el one-shot de Dragon Boy en 1983, una versión preliminar de lo que sería Dragon Ball.

Para la versión final de su obra, tomó la inspiración de la novela japonesa Nanso Satomi Hakkenden del siglo XIX en donde unos héroes recolectan cuentas budistas, de ahí nació la idea de las esferas del dragón.

Pero, su más grande inspiración vino de la epopeya clásica china El Viaje hacia el Oeste y su protagonista, Sun Wu-Kong, también conocido como el Rey Mono. Ya desde el nombre podemos ver que Akira Toriyama no fue nada sútil en sus inspiraciones.

El Viaje hacia el Oeste, el cuento que inspiró a Akira Toriyama a crear Dragon Ball

La historia original nos muestra como Wu-Kong es acompañado por el monje Tang SanZang, que guarda gran parecido con Krillin en Dragon Ball. Él lo ayudaría en sus aventuras a lo largo de toda China.

Aunque, a diferencia de la historia de Goku, este héroe nació de una piedra inmortal para después unirse al clan de los monos. Ellos lo honraron como su rey, pero su historia no acabó ahí. Viajó en una balsa hasta encontrarse con el maestro Bodhi quien le enseñó a hablar apropiadamente y a vivir como un humano.

Algo parecido a la historia del maestro Roshi que creó Akira Toriyama.

Gracias a su talento, se convirtió en el discípulo favorito de su maestro. Aprendió a convertirse en cualquier persona, ser u objeto. Además, como muy pocos desarrolló el Viaje por Nubes, lo que lo convirtió en la envidia del resto (cualquier parecido con Goku y su nube voladora en Dragon Ball no es coincidencia).

De regreso a su ciudad natal, Wukong buscó un arma digna de él y peleó con el dragón del inframundo con lo que se ganó su Báculo Dorado, que podía cambiar de tamaño a placer. Esta arma inspiró a Akira Toriyama a crear el báculo sagrado de Goku en Dragon Ball.

Gracias a su increíble poder, pudo derrotar a los dragones de los cuatro mares y obtener su armadura mágica, dorada con plumas de fénix y unas botas con las que podía caminar por las nubes.

El inicio de la gran historia de Goku

Pero, su suerte se acabó cuando la corte celestial, los demonios y el propio Buda decidieron detenerlo, luego de que el rey mono tachara su nombre del Libro de la Vida y la Muerte y se comiera el vino y los melocotones de la inmortalidad.

Buda lo aprisionó durante cinco siglos hasta que el monje Tang Sanzang se ofreció a cuidarlo. Aquí es donde empieza la verdadera historia y su viaje junto a un cerdo y al monje de Arena, muy parecido al trío que creó Akira Toriyama en Dragon Ball con Goku, Oolong y Krillin.

Pero, no creas que también saldrá Bulma o la Patrulla Roja en El Viaje Hacia el Oeste. De hecho más allá de los personajes, el ambiente épico y los grandes paisajes montañosos, aquí acaba la inspiración de Akira Toriyama para crear Dragon Ball, pues no pensó que tuviese tanto éxito (y que tuviera que seguir escribiendo las historias de Goku). 

Para el torneo de las artes marciales, tomó inspiración del modelo de Bali, Indonesia que conoció a mediados de 1985 junto a su esposa y para la saga de Buu en los jinn (genios) descritos en el cuento de Las mil y una noches.

Sigue la discusión sobre este y otros temas en nuestro canal de Discord. También puedes pasarte por nuestro YouTube para ver más contenido relacionado con el anime, cine, cómics, videojuegos y más de la cultura geek:

Comentarios
Akira ToriyamaanimeDragon BallManga