• compartir

Se habían tardado: La Rosa de Guadalupe hizo un capítulo de Free Fire

Se habían tardado: La Rosa de Guadalupe hizo un capítulo de Free Fire

De nuevo La Rosa de Guadalupe recurre a lo que está de moda y esta vez le tocó el turno a Free Fire, inspirándose en un caso reciente

Si hay algo que ha caracterizado a La Rosa de Guadalupe es por el oportunismo de sus productores para explotar cualquier tema. En especial cuando algo se hace famoso, como le pasó a Pokémon GO y ahora le llegó el turno a Free Fire.

Los productores del programa no tienen empacho alguno de aprovechar hechos de la vida real y adaptarlos a su forma de pensar. Así que eso fue lo que hicieron en uno de sus más recientes episodios, El juego del sicario.

Free Fire se convierte en El juego del sicario

La trama se centra en un chico llamado Ronaldo que disfruta de un juego en móviles que está claramente inspirado en la creación de Garena, aunque tiene un poco de Call of Duty: Mobile.

Así pasa las horas jugando en línea hasta que un día se topa con un jugador apodado Tiburón con el que traba amistad. Para su desgracia, resulta ser un sicario que busca reclutas para su organización criminal. Este tipo aprovecha las fricciones entre Ronaldo y su mamá para tomar ventaja.

Así que lo invita a vivir en su casa pero en realidad lo lleva a conocer a sus jefes con el fin de que se integre como un nuevo sicario. Si han estado al pendiente de las noticias se darán cuenta que este episodio de La Rosa de Guadalupe está basado en un caso que les reportamos.

Ese fue acerca de un grupo de chicos los cuales fueron reclutados a través de Free Fire, con la promesa de unirse a un cartel. Pero solo se trató de un simple engaño.

El programa se inspiró en un caso real en México

La idea era secuestrarlos y pedir rescate a sus familias. El caso cobró tanta relevancia que hasta fue abordado en una de las transmisiones matutinas del presidente de México, Andrés Manuel López Obrador.

El episodio termina con una reflexión acerca de los peligros de Internet y los menores de edad accediendo a cualquier contenido sin restricción. Sin embargo, falla en mencionar que existen herramientas de control parental que son muy útiles.

Si bien destaca que los padres deben de vigilar qué están haciendo sus hijos, no destaca las opciones para imponer límites y ejercer control. Es una lástima que La Rosa de Guadalupe no aborde eso y su mensaje quede a medias.

Lo ideal era que esto se mencionara, o al menos, que se dijera dónde acceder a dicha información. Desde luego, Free Fire es el menos culpable de lo que está pasando. Son las personas quienes se aprovechan del software.

Fuente.