Por qué los fandubs de anime pueden sonar mejor que el doblaje oficial

Si eres fan del anime seguramente en algún momento llegaste a escuchar fandubs, es decir, doblajes hechos por fans que en ocasiones parecen estar muy bien realizados, y que algunos llegan a comparar con los trabajos oficiales.

En algunos grupos me ha tocado leer a personas que intentan demeritar el trabajo de los actores profesionales e incluso que proponen sustituirlos por fandubers, pero hacerlo podría ser un grave error.

Lo que estás a punto de leer es un mero análisis de lo que ocurre con ambos tipos de productos, ya que gran parte de la respuesta a por qué a veces los fandubs suenan mejor que el doblaje oficial, radica en su proceso de producción.

Es mucho más complejo que pararse frente al micrófono y hablar. Imagen: Tweak.

¿Cómo funciona el doblaje?

Muchos fans del anime piensan que hacer doblaje de voz no es la gran cosa, que basta con pararse frente al micrófono e imitar lo que estás viendo en pantalla y escuchando a través de los audífonos, pero esto está completamente fuera de la realidad.

Los llamados de doblaje se tienen que cumplir de forma casi express y con la mayor precisión posible, ya que los tiempos de entrega pueden ser muy cortos dependiendo de la exigencia del cliente.

A diferencia de lo que ocurre con el cine o la televisión, los actores no reciben el guion con anterioridad, sino que descubren lo que tienen que decir justo al momento en que deben ejecutarlo.

Todo se hace al momento, no hay nada ensayado. Imagen: vía YouTube.

Si el director es buena onda puede darte hasta dos ensayos en los que tienes que detectar varias cosas: la intención del personaje, las emociones, la situación a la que se enfrenta e incluso el ritmo con el que habla para poder sincronizar tus palabras con el movimiento de sus labios.

La grabación de cada capítulo de una serie e incluso de una película completa, se organiza meticulosamente para que todos los participantes tengan un tiempo suficiente de cumplir con su labor a lo largo del día, así que los errores pueden llevar a retrasos.

Un actor de doblaje no solo debe leer correctamente, también necesita entender en cuestión de segundos la situación de su papel y el contexto para interpretarlo de forma precisa, no imitarlo para que suene igual que el material original.

Afortunadamente, en México existen profesionales de alto nivel que dominan a la perfección este arte, y los que tienen más experiencia incluso destinan parte de su tiempo a formar nuevos talentos, pero como te mencioné, no es algo sencillo.

Mario Castañeda es de los más reconocidos por los amantes del anime, pero existen muchos grandes maestros. Imagen: Infobae.

¿Cómo se hace un fandub?

El proceso técnico puede resumirse al decir que debes eliminar la pista de audio original y sustituirla por una con tu voz, aunque esta labor llega a  complicarse dependiendo de lo que pretendan mostrar.

Los fans pueden basarse en traducciones, ya sea sacadas de los subtítulos o de elaboración propia, e intentar reflejar la misma emoción de los personajes.

La ventaja que tienen sobre el doblaje profesional es que no hay un tiempo límite de entrega, así que pueden ensayar una y otra vez hasta que les guste como suena o se ajuste al tono original.

Cuando lo haces por diversión muchos factores cambian. Imagen: Memo Aponte vía Youtube.

Al tener un texto base pueden ensayarlo varias veces antes de grabarlo, por lo que es más sencillo detectar algunos cantaditos e incluso ajustar la forma en la que hablan, repito, aquí nadie los está correteando.

En ocasiones no se pone atención a la sincronización de los labios o al uso de expresiones que no suenan naturales, pero hay público que está dispuesto a obviar estos fallos con tal de escuchar una voz parecida a la original.

¿Por qué algunos fandubs suenan mejor que los doblajes oficiales?

El primer factor es que existe mucho más tiempo para ensayar y repetir los diálogos hasta que se alcance un resultado decente, y cuando repites algo una y otra vez terminas mejorando tu forma de hacerlo.

Otro factor es que existen estudiantes de doblaje que hacen fandubs como hobby o para practicar, así que quitan gran cantidad de estrés, lo que les permite dar rienda suelta a su talento y aplicar sus conocimientos.

Por último, tienen completa libertad de imprimir el carácter que quieren al personaje y no deben seguir la visión de un cliente, lo cual también ayuda a concentrarse.

Quienes se dedican a hacer fandubs de forma recurrente también son verdaderos guerreros, porque el proceso de edición y de elegir las voces o imitarlas tampoco es algo sencillo, pero son procesos diferentes cuando lo haces profesionalmente.

¿Conoces algún fandub que supere al doblaje original? Cuéntanos en los comentarios y síguenos en nuestras redes sociales.

Doblaje