• compartir

Joe Biden: ¿Qué podría cambiar para el gaming y los esports?

La victoria del candidato demócrata parece un hecho ajeno a los videojuegos. Pero todo en este mundo está conectado y platicamos con especialistas para demostrarlo

Este 3 de noviembre Joe Biden, candidato demócrata a la presidencia de Estados Unidos, se alzó como el virtual ganador de las elecciones en dicho país.

Al momento de redactar este texto se estaría quedando con 303 votos en el Colegio Electoral, organismo que decidirá cuál de los aspirantes es el próximo mandatario. Esto en el que, para muchos analistas, es el país cultural y económicamente más influyente del globo.

Los videojuegos son un medio de entretenimiento, pero también son una industria que genera millones de dólares. También son un espejo cultural que retrata el espíritu de sus tiempos.

La etapa de Biden en la Casa Blanca, naturalmente, tendrá un impacto lo que conocemos como gaming. No sólo en ello, sino en otros ecosistemas derivados como el streaming y los esports.

Suena a una exageración, pero su influencia es más real de lo que parece. Por ello platicamos con Oliver Tapia, periodista especializado en temas internacionales con trayectoria de 15 años en medios como Reforma, El Financiero-Bloomberg y CNN en Español.

También hablamos al respecto con Andrés Jamit, egresado de la carrera de Relaciones Internacionales y analista de esports para ESPN y Riot Games. Esto para conocer su opinión respecto a cómo podría afectar al entretenimiento que amamos la llegada de un nuevo inquilino a Avenida Pennsylvania.

Biden

Tencent es dueño de (casi) todo ¿qué hará Biden?

Tencent quizá no te suene. A menos que esté bien enterado de la industria en este tu sitio de confianza, porque son los dueños totales o mayoritarios de Riot Games, Activision-Blizzard o Epic Games. Por tanto, mandan en juegos de alta popularidad como League of Legends, World of Warcraft, Call of Duty y Fortnite. Bueno, pues este corporativo está fuertemente ligado al Gobierno chino.

Tencent estuvo recientemente en la mira del gobierno de Donald Trump, el cual estuvo a punto de prohibir las actividades ligadas a la corporación en la Unión Americana.

Lo anterior bajo la acusación de espiar y colaborar con el Ejército Popular Chino, además de una guerra comercial contra el país asiático. La empresa se salvó en los juzgados pero otras, como Huawei, no corrieron con la misma suerte. ¿Podrá esta situación cambiar con la llegada de Biden al mando de Estados Unidos?

‘La realidad es que Biden, aunque tratará de bajar la tensión con China, difícilmente cederá del todo pues en la campaña habló de que Estados Unidos tenía que ser duro con el gigante chino’, nos contó Tapia en entrevista. ‘Bajo la presión de lo que parece seguirá siendo un Senado republicano, Biden no va a echar abajo los decretos de Trump que afectan a las empresas chinas, en eso coinciden los analistas económicos, pero sí cambiará el tono. Y eso ya es bastante’.

‘Hay que entender que Estados Unidos y China están en un proceso que se llama ‘decoupling’. Están buscando que las economías sean completamente independientes. Si agarras un iPhone dice ‘pensado en California, hecho en China’. La tecnología se hace en Estados Unidos pero se sigue fabricando en China. Es una realidad que no le gusta a ninguno de los dos países‘, nos comentó Jamit. ‘Barack Obama le preguntó a Steve Jobs alguna vez si podían fabricarse en Estados Unidos, pero no era posible con las condiciones económicas. Biden prometió, al igual que Trump, regresar a la época del Made In América. Hecho en América. Obviamente es más fácil decirlo que hacerlo’.

Además, para el especialista de ESPN, estamos lejos de una verdadera guerra comercial. No cree que haya realmente problemas con Tencent, tal y como los hubo. Considera, de hecho, que se trata más de un discurso acerca de supuestas represalias contra la corporación china. Las cuales no ocurren al momento de la verdad.

Biden

¡Ay, mi madre! ¡El bicho!

La pandemia por el Covid-19 no sólo ha provocado miles de muertes y millones de infectados. También ha paralizado en mayor o menor medida diversas industrias y economías. La de los videojuegos no es la excepción.

Se han presentado retrasos importantes en diversos desarrollos. Eventos de alto calado, como el E3, no se realizó de manera formal este año. Además de que en los deportes electrónicos varios eventos tuvieron que ser pospuestos, pasados a un formato en línea (como las ligas regionales de League of Legends o la Gears Pro League) o, simplemente, cancelados (como Evolution, la principal competencia de fighting games).

Se ha cuestionado la respuesta del presidente estadounidense actual ante la emergencia sanitaria. Se ha señalado que, en principio, no midió las proporciones reales de la problemática y, posteriormente, no tuvo la capacidad de reaccionar adecuadamente ante el desarrollo de la misma.

Más de 8 millones de personas se han infectado en el país vecino, ¿qué cambio podemos esperar con Biden? Sabemos, por ejemplo, que ya ha nombrado a un equipo para trabajar en esta situación durante el periodo de transición.

‘El virus está expandiéndose velozmente por el país en esta ola de otoño, con más de 150 mil casos reportados solo este jueves 12, un récord absoluto, y no parece que pueda detenerse pronto. Biden ha hablado incluso de emitir una orden nacional para el uso de mascarillas lo cual, según las proyecciones de la Universidad de Washington, podría evitar miles de muertes’, planteó Oliver. ‘Pero la división política en el país, que continuará aún después del 20 de enero, impedirá, en mi opinión, la correcta aplicación de esta y otras medidas en los estados republicanos. La única esperanza es la vacuna, y mientras no la tengamos, y hasta que pueda distribuirse de forma masiva, no podremos volver a la ‘vieja normalidad’’.

https://www.tierragamer.com/among-us-alexandra-ocasio-cortez-stream-twitch-record/

El especialista en periodismo internacional considera que sería hasta la segunda mitad de 2021, probablemente hasta 2022, cuando volvamos a tener eventos de esports y convenciones de gaming del tipo al que estábamos acostumbrados. Mientras tanto, Andrés Jamit (apodado ‘El Profesor’ en los círculos del deporte electrónico), resalta que cada día en las noticias vemos en las noticias cómo atletas de diversos deportes se contagian con el coronavirus. Algunos de ellos tan famosos como Cristiano Ronaldo o Zlatan Ibrahimovic.

‘Desde el punto de vista médico no se debió haber regresado al deporte. Se hizo porque la industria así lo exige y porque es tan importante que se prefirió tomar ese riesgo’, nos cuenta el analista de deportes electrónicos. ‘La fortuna de los esports es que se pueden realizar en línea y hasta ya tuvimos el Worlds de League of Legends en China. Son eventos que se están haciendo y en los que la gente asume que el virus no se va a ir, por lo que se deciden a ver qué pasa. Pero bajo un punto de vista médico no debería haber eventos. Mientras se pueda hacer online se seguirá haciendo de esta manera’.

Aldeanos e impostores

A diferencia de otras elecciones estadounidenses, en las que el gaming y sus plataformas tuvieron un alcance indirecto, diversos políticos echaron mano de los videojuegos durante la reciente campaña. Especialmente del lado demócrata.

En Animal Crossing: New Horizons aparecieron objetos oficiales de la campaña de Biden. Incluso el mismo candidato participó del juego. Mientras tanto, la legisladora Alexandria Ocasio Cortez (quien se ha declarado jugadora de títulos como LoL abiertamente) realizó un stream de campaña jugando Among Us con streamers populares como Imane “Pokimane” Anys.

¿Es esto una muestra de que los videojuegos y sus plataformas podrán ser usados como vía de contacto hacia la ciudadanía? Los especialistas no lo creen así, aunque sus posturas al respecto son un poco distantes.

‘No veo a nadie de la administración Biden dirigiéndose a Twitch para hacer contacto con la ciudadanía, pero sí a personajes como la mencionada Ocasio Cortez y otros políticos de sangre joven que han llegado a cargos de elección importantes en los últimos años. Pero, ¿será algo generalizado? No lo creo’, nos señala Oliver Tapia. Andrés Jamit, sin embargo, considera que la influencia de estas plataformas tendrá otro tipo de peso.

‘En estos temas de eventos como el E3, las nuevas generaciones ya no son de ir a eventos. Ya la gente no quiere salir de su casa. Y esto se vincula con el alcance que pueden llegar a tener plataformas como Twitch’, comentó el experto en esports. ‘El otro día debatía con amigos cuánto falta para que veamos a candidatos influencers. Cuánto falta para que a alguien se le prenda el foco y youtubers o gente de Instagram, que mueven millones, sean jalados para una campaña. Ya se utilizan estos recursos, la evolución es ‘vamos por un Dr. Disrespect’. Gente que llega a una cantidad infinita de gente a través de internet y puede votar‘.

Parte del apoyo hacia Donald Trump viene de la derecha alternativa, corriente conservadora relativamente joven que encuentra puntos de reunión y diseminación de sus mensajes en las herramientas tecnológicas. Movimientos alineados a esta ala como Gamergate o QAnon han encontrado en el gaming, así como sus foros, espacios para contactar e incluso reunir nuevos adeptos.

La derrota electoral del actual presidente estadounidense significa un duro golpe para esta forma de pensamiento, pero no significa que estén fuera de la vida política en el país norteamericano.

‘Pese a perder, Trump, nuevamente con un discurso racista, sexista, xenófobo, conspiracionista y antidemocrático, obtuvo un número de votos récord, superior a lo que logró en 2016. Dentro de la derrota, la ultraderecha sabrá reconocer que hay ahí un gran mercado al cual apuntar para seguir vendiendo sus ideas’, indicó Tapia durante la conversación.

‘Con ello tampoco podemos descartar que grupos como QAnon puedan seguir llevando representantes al Congreso, como esta vez ocurrió con Marjorie Taylor Greene en Georgia. Así que, desafortunadamente, aún queda un gran espacio para que estos movimientos continúen su avance en Estados Unidos. Creo que tras esta elección, los foros del gaming perderán su condición de ‘refugio’ para estos movimientos, pero no por otra cosa sino porque se harán más presentes en la vida pública del país’.

Sólo hay dos cosas seguras: la muerte y los impuestos

Uno de los argumentos que partidarios de Donald Trump mostraron para encumbrarlo hacia la Casa Blanca, así como para mantenerlo en ella, es el hecho de que bajo su mandato se recortarían los impuestos. Naturalmente este tipo de acciones aplican para industrias como la de los videojuegos y la tecnología.

Sí, se acusó al presidente republicano de no presentar su declaración de impuestos correctamente. Pero eso no evitó que realizara la más grande transformación fiscal en tres décadas, considerada por bancos y corporaciones como ‘un triunfo debido al recorte permanente y significativos de gravámenes a las ganancias corporativas, el ingreso a inversiones, el impuesto al patrimonio, entre otros’, de acuerdo a Investopedia. Aunque esa victoria tiene otra historia por contar.

‘Si bien las grandes tecnológicas, como muchas otras compañías, se han visto beneficiadas por la reducción de impuestos en la era Trump, también fueron afectadas por múltiples medidas tomadas por el gobierno saliente, en particular por la guerra comercial con China e investigaciones antimonopolio’, nos indicó Oliver en la charla.

‘Con Biden, las tecnológicas esperarán a ver qué tanto puede suavizarse la contienda con China, un mercado vital para empresas como Apple. Además, el presidente electo prometió en campaña una gran inversión en infraestructura tecnológica que, de concretarse, le vendrá muy bien al sector. Creo que, en principio, la noticia del triunfo de Biden es una buena noticia para la industria‘.

Pese a todo, en cuanto a videojuegos y tecnología México depende principalmente de Estados Unidos. Son el principal mercado para los desarrollos locales, mientras que del país vecino suelen importarse varios de los productos que los seguidores de este entretenimientos utilizamos para disfrutarlo.

Por ello es siempre importante conocer cómo podrá desarrollarse la relación comercial entre los dos países, especialmente con un nuevo político al mando. Recordemos, además, que fue por iniciativa de Trump la realización de un acuerdo nuevo de comercio entre su nación, la nuestra y Canadá: el T-MEC.

‘No creo que haya un impacto directo. Nuestra relación con Estados Unidos no va a cambiar mucho, al menos no mientras nuestro país exija mejores condiciones. En nuestro caso, por ejemplo, se aparta lo mejor de México para que se vaya a Estados Unidos’, indicó Jamit, quien relató como experiencia personal su trabajo en una empresa agrícola que reservaba su mejor producto para el mercado estadounidense.

‘En principio, y a pesar de la postura del Gobierno de López Obrador de esperar para felicitar a Biden y reconocerlo como presidente electo, el triunfo del demócrata parece positivo para México. Los analistas coinciden en que, en lo general, habrá menos medidas proteccionistas de uno y otro lado y, sobre todo, menos amenazas’, señaló el periodista entrevistado.

El efecto positivo en la cotización del peso frente al dólar que se ha visto en los días posteriores a la elección en Estados Unidos también será benéfico. En principio, no veo una alteración negativa sobre las importaciones de tecnología desde Estados Unidos. En México, como hasta ahora, seguirán estando accesibles desde la última consola hasta el más moderno teléfono inteligente, al menos para cierto sector del público’.

Donald Trump, a través de sus asesores y un equipo legal, ha buscado anular diversos votos o pedir un recuento de los mismos. Sin embargo, analistas esperan que apenas logre cambiar el sentido de unos cuantos miles de sufragios. Asimismo diversos recursos de apelación han sido desechados en estados como Arizona o Pennsylvania. Por tanto, lo más probable es que el 20 de enero Joe Biden sea investido como mandatario estadounidense.