1 de cada 10 jugadores prefieren su casa destruida que sus saves borrados según estudio

Algunos gamers tienen sus prioridades un poco desordenadas

Hay jugadores que suelen llevar su pasión por los videojuegos demasiado lejos, y esto puede expresarse de distintas maneras; no solo con actitudes tóxicas hacia sus compañeros.

Con la tecnología actual es menos probable que termines perdiendo tus archivos de guardado por un accidente, pero en el pasado era algo muy común.

Curiosamente, el valor que le seguimos dando a nuestro progreso en los videojuegos es muy alto, e incluso algunos jugadores preferirían que se destruyera su casa en lugar de sus archivos de guardado.

https://www.tierragamer.com/far-cry-6-doblaje-latinoamericano/

Recientemente, Kwalee, una compañía especializada en la distribución de videojuegos para móvil, realizó una encuesta para determinar cuál era la importancia que los gamers le daban a su progreso respecto a la vida real.

Aunque una gran mayoría aseguró que preferían perder sus avances en lugar de sus hogares o bienes materiales, un segmento los sacrificaría con gusto para proteger sus archivos de guardado.

Esto puede doler, pero hay cosas más importantes.

La encuesta contempló a 2 mil jugadores de Reino Unido y 2 mil de Estados Unidos, de los cuales, 1 de cada 10 admitió que elegirían tener sus autos chocados o sus casas destruidas antes de ver sus videojuegos eliminados.

Por otra parte, 1 de cada 5 sacrificarían con gusto sus teléfonos celulares para mantener su avance intacto.

Checa también: Call of Duty: Jugadores confiesan cómo logran hacer trampa en Warzone

Quienes hemos perdido un archivo de guardado sabemos el dolor que representa; por ejemplo,  a mi me ocurrió con un avance de casi 100 horas de Final Fantasy XII y desde ahí jamás quise volver a terminarlo.

Esperamos que estos jugadores reaccionen de forma diferente si les llega a ocurrir un accidente, pues un videojuego se puede recuperar fácilmente, pero la vida y un hogar no.

Te recomendamos:

    Fuente.

    ConsolasEncuestagamersVideojuegos